Paraguay abonará terreno para negociación Mercosur-UE

Paraguay asumirá esta semana la presidencia temporal de Mercosur, del que fue excluido en 2012 tras la destitución de Fernando Lugo, con la meta de impulsar el aspecto comercial y abonar el terreno para entrar en la fase definitiva de las largas negociaciones para un acuerdo con la UE en 2016.

La presidencia de Paraguay, que se oficializará el 16 y 17 de julio en la Cumbre de Mercosur que se celebrará en Brasilia, llega al país sudamericano mes y medio después de que representantes del bloque y de la UE se reunieran en Bruselas de cara a agilizar unas negociaciones sometidas a continuos atascos y tropiezos desde que se iniciaron hace casi dos décadas.

En esa cita los integrantes de Mercosur acordaron reunirse en Asunción, con Paraguay ejerciendo la presidencia temporal, para hacer una evaluación técnica de las ofertas que hay sobre la mesa, declaró a Efe Rigoberto Gauto, viceministro de Relaciones Económicas e Integración de Paraguay.

De ese análisis saldrían una serie de recomendaciones y una reunión a finales de año, cuando Paraguay acabe su mandato, en la que se podría materializar el intercambio formal de ofertas entre Mercosur y la UE.

“La cuestión crítica ahora es alcanzar el acuerdo para el intercambio de ofertas, después se verá (…) Ese es el inicio de las negociaciones, es lo más difícil de alcanzar, después, una vez que hay un intercambio de ofertas ya viene una suerte de negociación para ir ajustando los detalles, pero eso es lo más complicado”, dijo Gauto.

Añadió que durante ese escenario se mantendrá la llamada Decisión 32/2000, adoptada hace quince años y según la cual todo acuerdo comercial del bloque debe ser negociado en forma conjunta.

Según Gauto, en la cumbre brasileña no se va a plantear una revisión de esa política, pero hay otras informaciones que indican lo contrario.

“Eso ya se habló en su momento y no hay ninguna delegación que lo haya planteado de momento (la derogación). No está presente, no está en el temario”, indicó.

Rigoberto Gauto, viceministro de Relaciones Económicas e Integración

Rigoberto Gauto, viceministro de Relaciones Económicas e Integración

Gauto observó que una posible modificación de esa decisión debería ir acompañada de la del artículo uno del Tratado fundacional de Asunción para ser efectiva.

“El mismo Tratado de Asunción en su artículo primero ya nos constriñe a adoptar un arancel externo común, a negociar conjuntamente. No se concibe, pues, que atendiendo al arancel externo común cada uno de los miembros de Mercosur vaya a negociar por su cuenta. De hecho, la Decisión 32/2000 puede derogarse, pero la base, la obligación de negociar juntos, está allí”, indicó.

Gauto explicó que Paraguay pretende durante su presidencia “devolver a Mercosur a sus orígenes en el sentido de propender a los fines principalmente económicos y comerciales, lo que no significa abandonar las cuestiones de carácter político o social, sino dar prioridad en este plazo a las cuestiones comerciales”.

En ese marco, adelantó que su país presentará propuestas concretas que culminen en un plan de acción que permita ir eliminando los obstáculos no arancelarios.

“En la parte de los obstáculos no arancelarios tenemos una cantidad ingente de barreras que nos dificultan el comercio entre nosotros mismos”, indicó.

Agregó que otro de los apartados en los que Paraguay tiene previsto trabajar es en el reforzamiento institucional del Mercosur y en una mejora de su sistema de solución de controversias.

“El Mercosur no tiene la suficiente fuerza institucional para hacer cumplir las normas y en ese ámbito estamos pensando que un mejor esquema o un perfeccionamiento del sistema de solución de controversias puede ser de utilidad y deberíamos comenzar a debatirlo”, dijo Gauto.

El viceministro reconoció que Mercosur no está cerca de su plena integración, aunque dijo que llegará a su tiempo.

“Toda integración es paulatina y nunca es perfecta, siempre se puede avanzar y perfeccionar en cualquier sistema de integración”, dijo.

Indicó que esa integración es un reto para Paraguay, y que el país sudamericano ahondará en esa meta desde su compromiso con los ideales de Mercosur.

“Es un proceso en el cual estamos embarcados y personalmente creo que es una suerte de destino manifiesto de nuestro país lograr una integración económica con los países de nuestro alrededor teniendo en cuenta que este es nuestro espacio económico y nuestro mercado”, dijo.

Paraguay, en cuya capital se firmó en 1991 el tratado del que nació el Mercosur, fue apartado del bloque regional después de que su Parlamento destituyera en 2012 en un juicio político a Fernando Lugo, primer presidente de izquierda del país.

Tras la victoria del actual presidente, Horacio Cartes, con el conservador Partido Colorado en las elecciones generales de 2013, el Mercosur levantó la suspensión de Paraguay.

Chema Orozco – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario