Leandro Gracián es nuevo jugador de Santaní

El ex enganche de Velez Sarfield, Boca Juniors, Independiente y Colón de Santa Fé en la Argentina es la principal figura que tendrá el Deportivo Santaní en el segundo semestre del año para lograr quedarse en la primera división.

Después de la ida de Wison Leiva a Libertad, había que traer un refuerzo de jerarquía para suplir a este valor. Eso lo entendió bien la comisión directiva de Santaní que apuesta sus fichas a alguien que brilló en equipos tradicionales de Argentina; Leandro ‘El Tano’ Gracián.

Comenzó su carrera en el Club Atlético Vélez Sarsfield en 2001 y pronto fue catalogado como uno de los jóvenes más prometedores del plantel profesional. Nunca pudo explotar bajo las órdenes del entrenador Carlos Ischia que solía utilizar a Patricio Pérez o a Pablo Batalla en su posición.

Con la llegada de Miguel Ángel Russo en 2005 Gracián comenzó a jugar de titular y pronto se convirtió en jugador clave para el equipo que ganó el Torneo Clausura de 2005 y que tuvo buenas participaciones en la Copa Sudamericana 2005 y la Copa Libertadores 2006.

En 2006, luego de un altercado con su compañero Lucas Castromán, el mediocampista fue vendido al Monterrey de México. Luego de medio año allí surgió la posibilidad de ser transferido a Boca Juniors por pedido del nuevo entrenador del club, Miguel Ángel Russo. Aunque su club decidió no venderlo, la insistencia del jugador generó el descontento de los hinchas del Monterrey. Finalmente, fue separado del plantel para entrenar con jugadores de una filial del club.

Sin lugar, logró lo que anhelaba desde hacía seis meses: Jugar en Boca Juniors. Debuta en Boca Juniors en un partido contra Club Atlético Independiente metiendo un gol y en la Copa Sudamericana se le asigna el dorsal “10” pero el equipo quedó eliminado en 8° de final frente al São Paulo FC. Jugó pocos minutos en la derrota de Boca vs el AC Milan por el Mundial de clubes. En 2008 tiene una buena actuación los primeros partidos de la Copa Libertadores y en el torneo (debido a la lesión de Riquelme) pero su nivel fue decayendo llegando a estar como 5° enganche.

Gana el Torneo Apertura 2008 (Argentina) pero pierde en la Copa Sudamericana contra el Sport Club Internacional en cuartos de final. En 2009 su nivel sigue siendo bajo y en junio Boca lo cede al Aris Salónica de Grecia, con opción de compra, pagando 250.000 Euros por el préstamo el club Griego, pero para asegurarse tener club si el Aris no ejerce la opción de compra, decidió aumentar su contrato con el club Xeneize hasta junio de 2011.

En 2010 se desvinculó del Aris Salónica para volver a la Argentina a jugar en Club Atlético Independiente.El 17 de abril de 2010 logra un gol desde el medio del campo que supone el 2-1 para su equipo el Club Atlético Independiente contra Banfield. Su segundo gol en la institución roja lo logra el siguiente semestre, marcando un tanto ante Argentinos Juniors por la Copa Sudamericana y ayudando de esa manera a su equipo a pasar a la siguiente fase del trofeo continental.

En junio de 2011, vuelve a Boca Juniors por terminarse su préstamo con Independiente. En ese semestre, jugó pocos minutos en la cancha, que le alcanzaron para coronarse como campeón del Apertura argentino. Por su poca frecuencia de juego, a fines de diciembre de ese mismo año, el entrenador Julio César Falcioni nombra a Gracián como prescindibles, por lo que empezó la búsqueda de un nuevo club.

Finalmente el 5 de enero de 2012 se convierte en jugador de Colón de Santa Fe a préstamo por 6 meses y con opción de renovación por otro semestre.

En julio de 2012, queda libre de Boca Juniors y emigra al fútbol chileno donde ficha en el Cobreloa de la Primera División de ese país y llega al cuadro que dirige su compatriota Javier Torrente, ex tecnico de Cerro Porteño, Libertad y Nacional en Paraguay.

De cara al apertura 2013 de México es contatratado por Querétaro FC, equipo con el cual descendió.

El 05 de marzo de 2015 es anunciado por Manta Fútbol Club de la Serie B de Ecuador, como nuevo jugador del equipo, pero su paso fue corto y en el mes de junio se dio su salida del club ecuatoriano.

Así, Gracián, de 32 años, llega al Tapiracuai. Su estadía en Paraguay, en principio, será por seis meses.

El futbolista argentino fue compañero de Claudio Morel Rodríguez y Julio Cáceres en Boca. De esta manera se convierte en la incorporación estelar del equipo norteño.

Ningún Comentario

Deja un comentario