Coalición árabe continúa ataques aéreos pese a la tregua

La coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, prosiguió sus bombardeos aéreos hoy contra posiciones de los rebeldes hutíes en el Yemen, en el segundo día de vigencia de la frágil tregua humanitaria anunciada por la ONU.

Según informaron testigos a Efe, los aviones de combate atacaron depósitos de armas de las fuerzas leales al expresidente yemení Ali Abdalá Saleh, aliado de los hutíes, en las montañas de Al Hefa, situadas al este de la capital yemení, Saná.

También, tuvieron como blanco una posición de los rebeldes chiíes en los montes de Al Nahdein, frente al palacio presidencial de Saná, y un cuartel de las Fuerzas Especiales en el barrio de Al Suad, en el sur de la urbe.

Los bombardeos aéreos se extendieron a zonas de la provincia de Saada, al noroeste de Saná y principal bastión de los hutíes, así como a áreas de las provincias de Taiz (suroeste), Lahesh y el puerto de Adén (sur).

La ciudad portuaria es escenario de combates entre los rebeldes chiíes y las milicias de la Resistencia Popular, leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Habitantes locales revelaron que los aviones de combate atacaron la principal fábrica de cemento del Yemen, ubicada en la ciudad de Amrán, a unos 50 kilómetros al noreste de Saná.

Los primeros ataques aéreos de la coalición árabe se registraron tan solo dos horas después del comienzo del alto el fuego, a las 23.59 hora local (20.59 GMT) del pasado viernes,

Los tres primeros bombardeos se produjeron contra la sede del Departamento de Ingenieros del Ejército en Saná, en manos de los hutíes, según pudo constatar Efe.

Asimismo, ayer, la televisión hutí ‘Al Masira’ informó de que se registraron bombardeos en diferentes ciudades del sur del país, como Adén, Lahesh y Taiz.

Durante las horas previas a la entrada en vigor del alto el fuego, la aviación saudí intensificó sus acciones y atacó diferentes posiciones hutíes y de sus aliados de Saleh en Saná, en el centro y sur del país.

Aunque se comprometieron con la tregua auspiciada por la ONU tras intensas negociaciones, ambos bandos expresaron sus dudas sobre su cumplimiento y lanzaron advertencias a sus rivales.

Desde que empezaron los bombardeos de la coalición a finales de marzo, más de 3.000 personas han muerto en el conflicto del Yemen y un millón han tenido que abandonar sus hogares, según cifras de la ONU.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario