La Catedral de Asunción, situada en el centro histórico de la capital, hirvió hoy de fervor religioso y folclore paraguayo para recibir al papa, quien ofició las vísperas y dejó su mensaje a los religiosos invitados al acto en el interior del templo.