El papa Francisco pidió hoy "humildemente perdón" no solo por "las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América", durante su encuentro con los movimientos sociales en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.