Parejas gays y heterosexuales acogen Acuerdo de Unión Civil en Chile

Decenas de parejas homosexuales y heterosexuales se acogieron hoy al Acuerdo de Unión Civil (AUC), normativa que este jueves entró en vigor en Chile y que fija la convivencia legal de personas que no están casadas, sean o no del mismo sexo.

El proyecto de ley que dio origen al AUC ingresó a trámite legislativo el año 2003 y sólo en 2014 fue aprobada por el Congreso chileno, lo que constituyó “un paso histórico y gigantesco” para el país, según aseguró a Efe la ministra de Justicia, Javiera Blanco.

Las oficinas el Registro Civil e Identificación del municipio santiaguino de Las Condes estaban atiborradas de curiosos periodistas, atentos camarógrafos y curiosos que se detenían a mirar.

La novedad era la presencia de un conocido periodista de espectáculos y cultura, Ítalo Passalacqua y de Patricio Herrera, su pareja por más de 33 años, que fueron los primeros en acercarse al organismo para solicitar una hora para contraer el vínculo.

“No hay mejor unión que el amor. A mi todavía me parece un sueño”, comentó Passalacqua a los periodistas sobre la nueva ley.

Tras la inscripción de Passalacqua y Herrera, otras parejas se animaron a realizar el mismo trámite frente a los periodistas.

El AUC permite mejorar la situación jurídica y social de más de dos millones de chilenos de igual o distinto sexo, con o sin hijos, que viven bajo un mismo techo y conforman una unidad familiar.

Esta ley, en lo concreto, permite regular su régimen patrimonial, de salud, seguridad social y de herencias.

“Hemos dado un paso histórico y gigantesco. Hoy podemos otorgar protección a aquellas personas que se han vinculado desde hace muchos años afectivamente y tienen una convivencia estable, pero no tenían la opción de regular los efectos de esa convivencia”, aseguró a Efe la ministra Blanco.

Esta ley, en lo concreto, permite regular su régimen patrimonial, de salud, seguridad social y de herencias.

Esta ley, en lo concreto, permite regular su régimen patrimonial, de salud, seguridad social y de herencias.

En Chile, las parejas no casadas no podían depender legalmente del otro ni en salud ni en previsión social. La legislación chilena estipulaba que si uno de los dos fallecía o se enfermaba, el otro no tenía derecho a decidir sobre los bienes de ambos, tampoco sobre herencias, ni siquiera visitarlo en centros de salud, y menos tomar decisiones sobre trámites funerarios o de custodia de los hijos.

Desde ahora, con la aplicación del AUC, las parejas del mismo sexo no serán discriminadas porque existirá una figura legal que los protegerá.

Rolando Jiménez, dirigente insignia del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), que impulsó la iniciativa, se declaró “contento”.

“Estamos contentos, cumplimos una promesa a la comunidad que representamos. Esto es un cambio civilizador profundo, un salto cualitativo en término de la democracia, los derechos humanos y la igualdad ante la ley de quienes tenemos una orientación sexual distinta”, manifestó a los periodistas.

“Vamos a seguir bregando por una igualdad plena y eso significa, que las parejas del mismo sexo puedan optar por la adopción de niños”, arremetió Jiménez, anunciando la próxima meta de la organización.

El AUC también permite a los convivientes adoptar una comunidad de bienes para proteger el patrimonio material común y reconoce frente al Estado a la pareja, modificando su estado civil de soltero por el de conviviente.

Además reconocerá legalmente a las familias, ya que si fallece un miembro de la pareja con hijos, el otro (madrastra o padrastro) tendrá prioridad para obtener la tuición.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario