Bolivia defiende el “crucifijo comunista” ante críticas

El Gobierno de Bolivia defendió hoy que el crucifijo sobre una hoz y un martillo que fue obsequiado por el presidente Evo Morales al papa Francisco es un símbolo de los agricultores y los obreros, que “son pueblos de Dios”.

La ministra boliviana de Comunicación, Marianela Paco, replicó así en los medios a las críticas de opositores por el regalo, que ya ha sido bautizado en alguna prensa como el “crucifijo comunista”.

 

 

“Esta cruz que tiene la hoz y el martillo tiene un significado muy profundo porque ha sido hecha por las manos de un revolucionario como fue Luis Espinal”, dijo Paco.

 

 

Destacó que la hoz identifica a los labradores y el martillo a los obreros, “poblaciones humildes, trabajadores, pueblos de Dios”.

 

 

La cruz que Morales entregó el miércoles al papa es la replica de una figura tallada por el sacerdote jesuita español Luis Espinal Camps, que fue torturado y asesinado por paramilitares en La Paz en 1980 por denunciar la violencia política en el país.

 

 

El jesuita español Xabier Albó, que conoció a Espinal y heredó la pieza original, reiteró hoy a los medios que la cruz con Cristo, el martillo vertical y una hoz horizontal significa la necesidad de dialogar de “los cristianos con todos, incluidos los marxistas”.

 

 

No obstante, agregó que de eso no se puede sacar la conclusión “de que Espinal era comunista (…) porque no es verdad”.

 

 

Uno de los críticos fue el expresidente boliviano Jorge Quiroga (2001-2002), quien dijo a Efe que “el regalo está enturbiando el enorme logro nacional de que el papa hubiese hecho referencia al tema marítimo”.

 

 

Quiroga aludió al hecho de que Francisco instó el miércoles al diálogo de Bolivia y Chile para solucionar la controversia sobre el reclamo boliviano de una salida al Pacífico.

 

 

El expresidente agregó “que no se puede mezclar la fe con la ideología” y opinó que en lugar de usar “símbolos importados y desvencijados en el tiempo”, como la hoz y el martillo, al papa se le pudo dar obsequios alusivos a las misiones jesuíticas de Bolivia.

 

 

El dirigente opositor Samuel Doria Medina dijo a Efe que lo que representa esa cruz con la hoz y el martillo “es una reliquia de la época de la guerra fría”, que hoy no tiene sentido después de todo lo que ha pasado con el comunismo porque “es algo anacrónico”.

 

 

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó hoy en la ciudad de Santa Cruz que el papa Francisco “no tuvo una particular reacción negativa” al crucifijo con la hoz y el martillo que le regaló Morales en su visita de cortesía al palacio presidencial.

 

 

El papa Francisco se refirió ayer a Espinal Camps al detenerse para orar por él a medio camino en la autopista que une a las ciudades de El Alto y La Paz, en el ingreso al lugar donde fue encontrado su cadáver.

 

 

Francisco dijo que Espinal fue “víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia” y que lo “eliminaron” porque predicó el Evangelio y eso molestó.

Ningún Comentario

Deja un comentario