ONG denuncia deforestación ilegal en territorio de indígenas ayoreo

Ayoreos totobiegosode, el último pueblo nativo en aislamiento en la zona del Chaco / Archivo
Ñanduti ONG denuncia deforestación ilegal en territorio de indígenas ayoreo

Una ONG denunció hoy que la empresa brasileña Yaguareté Pora S.A. ha deforestado sin licencia ambiental unas 1.500 hectáreas de bosques vírgenes del Chaco paraguayo entre mayo y junio, pertenecientes al territorio ancestral de los indígenas ayoreo totobiegosode.

La organización Gente, Ambiente y Territorio (GAT) aseguró en un comunicado que la empresa ganadera realiza “una acelerada deforestación a pesar de que no cuenta con licencia ambiental para ello” y que las autoridades paraguayas no hacen nada al respecto.

Las imágenes de satélite obtenidas en el marco del proyecto de monitoreo de la deforestación en la zona, realizado por GAT y financiado por la Cooperación Española, muestran que en total la empresa ha limpiado ya 10.100 hectáreas de una zona en litigio, pues la reclaman las comunidades ayoreo como territorio milenario.

“Este hecho configura graves violaciones a los derechos del pueblo ayoreo totobiegosode y pone en riesgo la vida de los indígenas en aislamiento voluntario que han sido, en varias ocasiones, avistados en las cercanías de las tierras”, expresó la ONG.

El grupo presentó nuevas denuncias sobre esta situación ante el Ministerio Público, la Secretaría del Ambiente (SEAM) y otros órganos competentes.

“Se aguarda la adopción de medidas que cautelen los bosques, los derechos indígenas y hagan efectiva la rápida sanción a los responsables”, expresó la ONG.

Las tierras amenazadas se localizan en el extremo norte del núcleo del territorio ayoreo totobiegosode, una superficie que integra la región del Gran Chaco, la segunda superficie boscosa más extensa de Suramérica, calificada como reserva de la Biosfera por la Unesco.

El territorio ayoreo es uno de los últimos remanentes de bosques vírgenes en el lado paraguayo del Chaco, un ecosistema único en América, compartido entre Paraguay, Argentina, Bolivia y Brasil, amenazado en la última década por el rápido avance de la deforestación.

Además, es un área de certificada presencia de población indígena ayoreo en situación de aislamiento voluntario. Se trata de un caso único en América, pues es el último pueblo indígena fuera de la Amazonía que vive sin contacto con el exterior.

El lugar es utilizado como hábitat y zona de desplazamiento entre Bolivia y Paraguay de indígenas ayoreo totobiegosode en situación de aislamiento voluntario y de grupos de nativos de esta etnia contactados de forma reciente. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario