Guaraní afila flechas para plantar cara a River en la Libertadores

Guaraní afila sus flechas para enfrentar a River Plate en la ida de las semifinales de la Libertadores, el 14 de julio en Buenos Aires, un partido en el que tiene como principal apuesta atacante a Federico Santander, su goleador en ese torneo continental.

Los jugadores del Aborigen se reincorporan a la Libertadores tras la pausa que supuso la suspensión del campeonato y de la liga local por la Copa América de Chile.

En esa competición, Ramón Díaz, solo contó con uno de los futbolistas de Guaraní: el arquero Alfredo Aguilar, quien no jugó ningún partido.

Díaz decidió renunciar a tres de las estrellas del club aurinegro: los delanteros Federico Santander, Fernando Fernández, y el volante Julián Benítez, quienes junto a Aguilar engrosarán el equipo que plantará cara a River Plate.

Mención aparte merece Santander, de 26 años, una de las grandes bazas del técnico español Fernando Jubero, avalado por los seis tantos que marcó hasta ahora en la Libertadores y que le sitúan como uno de los máximos goleadores del torneo.

Aunque el jugador se encuentra recibiendo ofertas de varios clubes de Portugal, Dinamarca y Rusia, ya manifestó a los medios locales su decisión de jugar primero las semifinales con Guaraní.

Jubero empleará en estos partidos una formación similar a la que dispuso en junio en una minigira de amistosos en Colombia ante los clubes Envigado, Independiente de Medellín y Atlético Nacional, para poner a punto a sus jugadores durante el receso de la Libertadores y de la liga paraguaya.

El club llega a las semifinales de la Libertadores tras un flojo inicio del Clausura local, al perder en casa y ubicarse en la parte baja de la tabla, después de que en el anterior Apertura fue subcampeón, por detrás de Cerro Porteño.

En catorce participaciones en el torneo continental, Guaraní, fundado hace 111 años, disputará una semifinal de la Copa Libertadores por segunda vez en su historia, después de que lo lograra en 1966.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario