El delantero Thomas Müller y su entrenador en el Bayern Múnich, Pep Guardiola, tuvieron una disputa a gritos en un entrenamiento a puerta cerrada del Bayern, según informaciones que publica hoy el diario "Bild" con fotos del incidente.


Rafinha, Muller y Guardiola en un entrenamiento del Bayern

El incidente, según el diario, se produjo durante un ejercicio en el que Müller, Arjen Robben y Sinai Kurt debían jugar contra una formación defensiva, buscando abrir espacios a través de la circulación de pelota.

El ejercicio no pareció desarrollarse como lo quería Guardiola, a quien le parecía que el balón no circulaba con suficiente velocidad y estaba en desacuerdo con los desplazamientos en el campo.

Guardiola interrumpió el entrenamiento y se acercó a Müller gritando y gesticulando para luego soltar una maldición en español o catalán, tomar la pelota y rematar con ira contra la portería.

“Entonces puedo irme a duchar”, le respondió Müller también a gritos.

Tras su reacción el propio Müller pareció reflexionar y buscó la reconciliación con el entrenador.

“Está bien mister, me equivoqué”, le dijo y ante ello Guardiola optó por reanudar el entrenamiento.
EFE