Disuelven protesta contra aumentos en Armenia

La policía armenia detuvo hoy a cerca de medio centenar de personas al disolver la manifestación de protesta contra el aumento del precio de la electricidad que desde hace dos semanas bloqueaba el centro de Ereván, la capital de Armenia, según imágenes de televisión difundidas en directo por internet.

“Se ha llevado a comisaría a 46 personas, seis de ellos menores de edad, que fueron liberados inmediatamente. El resto están siendo liberados poco a poco, sin cargo alguno”, explicó a medios locales el portavoz de la policía, Ashot Agaronián.

Tras pedir sin resultado a los manifestantes que despejaran la avenida Bagramián, donde se encuentra la residencia oficial del presidente armenio, Serge Sargsián, la policía desmanteló esta mañana la barricada levantada con contenedores de basura que bloqueaba la vía.

Los manifestantes no opusieron resistencia al desmantelamiento de la barricada y se sentaron en medio de la calle de donde fueron sacados en volandas por los agentes de policía, que detuvieron a numerosas personas.

Tras disolver la manifestación, la policía destacó agentes a lo largo de la avenida para impedir que los manifestantes volvieran a bloquear la circulación.

La protesta para exigir la retirada de un decreto del Gobierno que incrementará a partir del 1 de agosto las tarifas de electricidad empezó el 19 de junio en la plaza de la Libertad y luego se trasladó a la avenida Bagramián donde permaneció hasta hoy.

Para aplacar los ánimos, el presidente armenio anunció que la subida de las tarifas será sometida a una auditoría independiente y, mientras no se conozca su resultado, la diferencia entre el precio actual de la electricidad y el que se aplicará a partir de agosto será subvencionado por el Ejecutivo.

Sin embargo, algunos líderes espontáneos de la manifestación exigieron enseguida la retirada sin condiciones del decreto y el castigo a los policías que emplearon la violencia contra los manifestantes el pasado 23 de junio.

Al menos 18 personas, entre ellas 11 agentes, resultaron heridas aquella jornada, cuando la policía antidisturbios decidió dispersar a los manifestantes reunidos por el movimiento cívico “¡No al saqueo!” con ayuda de vehículos con cañones de agua.

Otras 237 personas, entre ellas muchos periodistas, fueron detenidas y permanecieron varias horas en comisaría, lo que provocó críticas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y de las embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido en Ereván.
EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario