Uber anuncia la suspensión de su filial UberPop en Francia

La firma UberPop, filial de bajo coste de la plataforma estadounidense de transporte Uber, suspenderá sus actividades en Francia en un contexto de fuerte enfrentamiento con el sector del taxi y con el Gobierno, anunció hoy el director general de la compañía en ese país, Thibaud Simphal.

“Hemos decidido suspender las actividades de UberPop en Francia desde las 20.00 del viernes 3 de julio (18.00 GMT)”, declaró Thibaud en una entrevista que publica hoy el diario “Le Monde”.

La decisión de la compañía llega después de que el propio Thibaud y el responsable de Uber para Europa Occidental, Pierre-Dimitri Gore-Coty, fueran detenidos e imputados a espera de juicio por varios delitos como práctica comercial engañosa, organización de una plataforma ilícita de transporte y tratamiento ilegal de datos personales.

La decisión de la firma, agregó el directivo, responde a su intención de “preservar la seguridad de los conductores de Uber” en Francia, ya que algunos “han sido víctimas de violencia en los últimos días”, y porque la empresa desea situarse “en un espíritu de sosiego y de diálogo con los poderes públicos”.

No obstante, Uber espera que el Consejo Constitucional de Francia se pronuncie en septiembre contra la nueva ley que regula el transporte con conductor en ese país, que regula la actividad de transporte con chófer.

Durante las dos últimas semanas se han registrado en Francia intensas protestas de taxistas contra UberPop, que permite contratar vehículos de particulares a través del teléfono móvil y a la que acusan de competencia desleal, pues permite poner en contacto a viajeros con conductores sin licencia de taxi.

El Gobierno francés se ha alineado con los taxistas porque entiende que los servicios de Uber no pagan ni “la mínima cotización social ni el mínimo impuesto”, en palabras del ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Uber, que hasta ahora solo había anulado su servicio en la ciudad estadounidense de Portland, considera que la coyuntura le ha dado “publicidad a la plataforma” en Francia, donde cuentan con 10.000 conductores ocasionales inscritos, de los que unos 4.000 estuvieron “activos la última semana”.

Los ingresos medios de esos conductores a través de UberPop son de 8.200 euros anuales, agregó Simphal, que aboga por que la legislación francesa allane los requisitos para convertirse en chófer.

“Bastaría con no exigir una formación en número de horas, sino por competencias validadas en un examen. Actualmente, el proceso para convertirse en chófer exige 250 horas de formación, mientras que para tener un título de piloto de avión ligero se exigen 20 horas. Esa formación cuesta hasta 6.000 euros”, criticó el responsable de UberPop en Francia.
EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario