Espionaje NSA: Gobierno alemán convocó al embajador de EEUU

El Gobierno alemán convocó hoy al embajador de EEUU en Berlín, John B. Emerson, tras las revelaciones de la plataforma Wikileaks acerca de las presuntas escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) al Banco Central Europeo (BCE), a la canciller Angela Merkel y a varios ministerios.

“El gobierno alemán se toma muy en serio las informaciones aparecidas en la prensa, que serán analizadas y evaluadas por los departamentos competentes”, informó en un comunicado el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert.

De acuerdo con esta fuente, el embajador fue citado por el ministro de la Cancillería, Peter Altmaier, quien le recordó que es “imprescindible” ceñirse al ordenamiento jurídico alemán y que se actuará contra cualquier vulneración a este precepto.

Las nuevas revelaciones ratifican al Gobierno en su decisión de reforzar su sistema de contraespionaje, prosigue Seibert, en alusión a las medidas adoptadas a raíz del escándalo del espionaje masivo de la NSA a ciudadanos e incluso al teléfono móvil de Merkel.

El comunicado pone de relieve que las reiteradas revelaciones sobre estas prácticas “dañan” la cooperación entre los servicios secretos de Alemania y Estados Unidos, que califica por lo demás de “irrenunciable” para la seguridad del ciudadano.

La reacción alemana sigue a las informaciones difundidas hoy por diversos medios, incluido un informe sobre una conversación telefónica de Merkel sobre Grecia de 2011 y supuestas escuchas al BCE y a los ministerios de Economía, Finanzas y Agricultura.

De acuerdo con esos medios, las escuchas telefónicas a esos ministerios empezaron en los años 90 y se orientaron especialmente hacia el ámbito económico y comercial alemán.

Una de las líneas pinchadas era la utilizada por Oskar Lafontaine en su etapa como ministro alemán de Finanzas, cargo que ocupó unos meses entre 1998 y 1999, en el arranque de la primera legislatura de la coalición roji-verde que encabezó el canciller Gerhard Schröder.

Esa línea telefónica sigue activa y es usada ahora por la secretaría del Ministerio de Finanzas de Wolfgang Schäuble, mientras que las escuchas al BCE afectaron a una línea de la dirección de desarrollo económico.

El diario “Süddeutsche Zeitung” publica hoy, además, el informe de la NSA sobre una conversación de Merkel, el 9 de octubre de 2011, con un asistente no identificado, sobre la situación de Grecia y las diversas opciones que se barajaban en ese momento, en la que la canciller mostraba sus dudas ante una eventual quita de la deuda.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, admitió este jueves ante la televisión pública ARD que tras las primeras revelaciones sobre las escuchas -incluido el móvil de Merkel- Alemania se ha vuelto más desconfiada respecto al trabajo de los servicios secretos de países occidentales.

Para el ministro de Economía y vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, el principal problema reside en la duda de si la NSA no espió también empresas alemanas.

Las revelaciones de Wikileaks sobre el llamado “espionaje entre aliados”, con Alemania como objetivo, siguen a las difundidas unos días atrás referidas a Francia.

El diario “Libération” y la web “Médiapart” difundieron documentos obtenidos por Wikileaks, según los cuales los presidentes franceses Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande fueron objeto de escuchas al menos desde 2006 hasta mayo de 2012.

A la información siguió una airada reacción de Hollande, quien mantuvo una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Barack Obama, que, según el Elíseo, se comprometió ante su colega francés a acabar con el espionaje entre aliados. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario