Uno de los hijos de Mick Jagger no fue concebido en caseta de perro

La modelo brasileña Luciana Gimenez Morad niega rotundamente que su hijo Lucas (16), fruto de su breve romance con el roquero Mick Jagger, fuera concebido en una “caseta de perro” después de que ella y el cantante se conocieran en una fiesta en Río de Janeiro en el año 1998, un encuentro que terminaría por deteriorar el matrimonio de Jagger con su entonces mujer Jerry Hall, de quien acabaría separándose en 1999.

“No me quedé embarazada de Lucas en una caseta de perro. ¿Puedes imaginarte a Mick Jagger dentro de una caseta, conmigo encima de él y con toda la gente de la fiesta mirando? Soy una mujer superrefinada y nunca haría eso”, asegura Luciana en la edición brasileña de la revista Glamour.

Las declaraciones de la modelo echan por tierra la versión de la historia ofrecida por Christopher Anderson en su libro ‘Mick: The Wild Life and Mad Genius of Jagger’ (2013), en el que explica cómo el líder de los Rolling Stones se fijó en Luciana porque ella era una de las pocas invitadas a la fiesta que hablaba inglés. Según Anderson, la pareja acabó “haciéndolo en la caseta del perro” después de salir al jardín de la vivienda donde estaba teniendo lugar la celebración para “tomar un poco el aire”.

Después de que su camino se cruzara con el del roquero fugazmente, Luciana siguió adelante con su vida y contrajo matrimonio en agosto de 2006 con el propietario de la cadena de televisión RedeTV!, Marcelo de Carvalho, con quien tuvo a su hijo Lorenzo (4).

A sus 71 años, Jagger tiene siete hijos con cuatro mujeres diferentes y cinco nietos. Además, el pasado mes mayo el roquero se convirtió en bisabuelo por primera vez cuando su nieta Assisi, hija Jade Jagger (43), dio a luz a la pequeña Ezra.

Ningún Comentario

Deja un comentario