El pastor John Hagge, de Texas, aseguró que, si de él dependiera, todas las mujeres que nombran a Dios mientras tienen sexo estarían en la cárcel, considerándolo un pecado.


El religioso de Estados Unidos señaló que evocar el nombre de Dios durante las relaciones sexuales es la peor manera de perjurar su nombre en vano.

 

“Metería a la cárcel a todas las mujeres que lo hicieran”, señaló el fundador de la iglesia Cornerstone, en San Antonio.

 

Sin embargo, el pastor no especificó cómo considera que las mujeres deberían ser procesadas si fueran sorprendidas diciendo el nombre de Dios durante el sexo y tampoco explicó por qué los hombres no deberían ser encarcelados por la misma situación.

 

Via Excelsior