Laicos, indígenas y campesinos señalaron su descontento con el programa que la Conferencia Episcopal Paraguaya y gobierno prepararon para la visita de francisco.  Argumentan que no fueron tenidos en cuenta para la preparación del programa, por lo que no tendrán oportunidad de reflexionar con el Papa sobre la preocupante realidad por la que atraviesan tanto campesinos como indígenas y los pobres en general del Paraguay.


El arzobispo Eliseo Antonio Ariotti, nuncio apostólico en Paraguay, habla acompañado por el presidente Horacio Cartes durante una conferencia de prensa en la que dio a conocer los detalles de la visita del papa Francisco al país, el viernes 8 de mayo de 2015 en Asunción. (AP Foto/Jorge Saenz)

La falta de tierra, asistencia técnica y crediticia, falta de salud, educación, vivienda,  entre otros son problemas que aquejan históricamente a los sectores  campesinos, indígenas y populares del Paraguay. La presencia del Papa como líder espiritual de la Iglesia Católica, religión que profesa la mayoría de la población paraguaya, pudo haber sido una brillante oportunidad para revisar a la luz del evangelio esta realidad y encontrar aliento espiritual para seguir luchando por mejores condiciones de vida para todos, alegan los afectados.