Gobernador de Luisiana se suma a la carrera por la Casa Blanca

El gobernador de Luisiana y primer político de origen indio en liderar un estado de EE.UU., Bobby Jindal, se convirtió hoy en el décimo tercer republicano en postularse para competir por la Casa Blanca en 2016.

“Voy a competir por la Presidencia de los Estados Unidos de América”, anunció hoy en un mensaje en su cuenta de Twitter, con un enlace a un vídeo publicado en su nueva página web de la campaña.

En la grabación, Jindal aparece en el jardín de su casa junto a su esposa, Supriya, y sus tres hijos, a los que da la primicia “después de mucho reflexionar sobre esta decisión”.

“Mamá y yo hemos decidido que vamos a competir por la Presidencia, ¿qué les parece?”, pregunta Jindal a su hija y sus dos hijos.

Los pequeños actúan con naturalidad, uno de ellos le hace un gesto de aprobación con las manos, y todos le comentan sonrientes que ya se lo imaginaban.

Jindal, de 44 años, les advierte de que el próximo año no será fácil, porque tendrá que viajar, pero les dice que quizás podrán ir con él a Iowa, estado clave y cargado de simbolismo, pues es el primero que vota y con su “caucus” (asambleas electivas) comienza oficialmente el proceso electoral.

El político, que hizo historia en 2008 al convertirse en el primer gobernador de origen indio de Estados Unidos, nació en Baton Rouge, la capital de Luisiana, hijo de una familia de inmigrantes de la región de Punyab.

Cuando nació le pusieron el nombre de Piyush, a los cuatro años sus padres se lo cambiaron por el de Bobby, en honor a su personaje favorito de la serie “The Brady Bunch”.

Aunque está considerado como uno de los precandidatos con menores posibilidades en la carrera presidencial, hasta ahora su trayectoria política ha sido muy exitosa, primero como congresista y después como gobernador.

Su nombre ya sonó en las presidenciales de 2012, al principio como potencial precandidato y después como posible candidato a la vicepresidencia con Mitt Romney.

Jindal, convertido del hinduismo al catolicismo y de profundos valores conservadores, está considerado como un importante activo de un Partido Republicano determinado a dejar atrás la imagen del partido de los hombres blancos, mayores y con buena posición económica.

Con el anuncio de Jindal, ya son 13 los aspirantes republicanos a la Casa Blanca, a la espera de otros potenciales anuncios en las próximas semanas, frente a una carrera demócrata mucho más despejada, con solo cuatro precandidatos hasta el momento.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario