Parlamento australiano aprueba objetivo de uso de energías renovables

El Parlamento de Australia aprobó el objetivo para el uso de energías renovables, que lo rebaja de 41.000 a 33.000 gigavatios por hora en 2020, e incluye la polémica quema de deshechos de árboles nativos como fuente de energía renovable, informan hoy medios locales.

La aprobación en una sesión del Senado celebrada la noche del martes se da después del acuerdo alcanzado en mayo pasado entre el Gobierno y la Oposición sobre este objetivo para poner fin a meses de incertidumbres en el sector energético verde, en donde tienen intereses importantes empresas españolas como Acciona.

Inicialmente el Partido Laborista se oponía a la revisión cada dos años del objetivo y a la quema de deshechos de árboles nativos como fuente renovable contemplado en el objetivo.

El Gobierno australiano no insistió en la revisión bianual, pero logró el voto clave de algunos senadores para incluir la polémica quema de material maderero nativo a cambio de la promesa de nombrar un comisionado para los parques eólicos, según la edición australiana del diario The Guardian.

Según el periódico, la principal función de este comisionado será resolver las quejas vinculadas a los parques eólicos, los cuales fueron calificados recientemente por el primer ministro australiano, Tony Abbott, como “visualmente feos” y “ruidosos”.

Para la número dos del Partido Verde, Larissa Waters, la quema de los deshechos madereros supone “un sustento para la tala de bosques nativos” y la destrucción de los hábitats de los koalas, ya que este cambio permitirá a las empresas forestales vender certificados de energía renovable.

Por su lado, la directora ejecutiva de la Cámara Australiana de Comercio e Industria, Kate Carnell, dijo que la reducción del objetivo da cuenta “del cambio de las circunstancias por la reducción de la demanda energética”, según The Guardian.

Inicialmente, la hoja de ruta establecía que el 20 por ciento de la energía del país tenía que ser de origen renovable en 2020, lo que equivalía a unos 41.000 gigavatios hora.

Con la caída de la demanda, esta cota excedía el 20 por ciento por lo que el Gobierno abogó por modificar el objetivo a 32.000 gigavatios hora y la oposición en 33.500.

Las inversiones en proyectos de energías renovables en todo el mundo aumentaron un 10 por ciento en 2014, mientras que en Australia cayeron de 2.100 a 330 millones de dólares (1.948 a 306 millones de euros), de acuerdo con un informe del mes pasado del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).
EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario