Aprueban medidas contra mafias migratorias del Mediterráneo

La misión EUNavfor Med pretende actuar contra el modelo de negocio de estas redes ilegales, y su primera fase consiste en intercambiar información y patrullar en alta mar para detectar a los traficantes.

Los ministros aprobaron esta operación como un punto sin debate en el Consejo que celebran hoy en Luxemburgo, ya que la medida había sido acordada por los embajadores la pasada semana.

“Que quede claro que el objetivo no son los migrantes, son los que se están lucrando” con el tráfico ilegal de personas, indicó en una declaración a la prensa la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini.

Mogherini indicó que esta medida forma parte de una “estrategia más amplia de la UE” para hacer frente a los problemas migratorios y confió en que los líderes de la Unión tomen decisiones al respecto en la cumbre que celebrarán esta semana en Bruselas.

La alta representante comunitaria pidió también fijarse en la situación en la que se encuentran los países de origen de los migrantes y actuar de raíz en el problema.

 

Según fuentes comunitarias, la fase de la operación que han aprobado hoy los ministros no implica acciones que necesiten un mandato de las Naciones Unidas ni el consentimiento de las autoridades de Libia, país sumido en una profunda crisis política del que actualmente parten mayoritariamente las embarcaciones que utilizan las mafias de tráfico de personas.

La misión EUNavfor Med, puesta en marcha ante las cada vez más frecuentes tragedias migratorias en el Mediterráneo, está compuesta de otras dos fases que, por el momento, no han sido validadas por los ministros.

Mogherini dijo que se irá viendo si se dan “las condiciones para la transición” a las otras dos fases.

La segunda fase consistiría en abordar, capturar o desviar los barcos sospechosos que se aproximen a Europa en el caso de que no tengan pabellón o si se cuenta con el permiso del Estado representado en su bandera en aguas internacionales (o en las territoriales del país concernido en tanto se cuente con su permiso o con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU).

La tercera y última fase implicaría tomar “todas las medidas necesarias” contra las embarcaciones y los activos, como “desecharlas” o dejarlas “no operativas” en el territorio del Estado costero concernido, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU o el consentimiento de dicho país.

La UE ya ha solicitado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una resolución para llevar a término completamente su operación naval.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, almorzará con los ministros comunitarios el lunes en Luxemburgo para abordar entre las dos instituciones la cooperación en crisis internacionales, entre las que podría figurar Libia.

La UE también apoya los esfuerzos del enviado especial del secretario general de la ONU para Libia, el español Bernardino León, de cara a facilitar la formación de un gobierno de unidad en ese país.

Actualmente Libia tiene un gobierno reconocido internacionalmente en Tobruk y otro rebelde en Trípoli, y la UE considera importante que todas las partes se pronuncien sobre la misión que quiere poner en marcha.
EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario