Indígenas denuncian la invasión de sus tierras por una empresa ganadera

La organización Gente, Ambiente y Territorio (GAT) recuerda que las tierras que la empresa está invadiendo fueron tituladas a nombre de los totobiegosode en 1997, lo que reafirmó en 2004 el actual Gobierno que preside Horacio Cartes.

Los ayoreo totobiegosode han sumado una nueva denuncia ante la Fiscalía contra Itapotí en la que piden que “de urgencia se tomen medidas efectivas que signifiquen la paralización total e inmediata de los trabajos de construcción de cercas que se realizan dentro del Patrimonio Indígena”, según un comunicado de la ONG.

La organización Gente, Ambiente y Territorio (GAT) explicó que las tierras que la empresa está invadiendo fueron tituladas a nombre de los totobiegosode en 1997 y otra parte por el actual Gobierno del presidente Horacio Cartes en diciembre de 2014.

Las comunidades de ayoreo, que llevan varios años denunciando esta situación, constataron de nuevo a principios de junio la presencia de varios cientos de kilómetros de vallas, operarios y tractores introducidos en sus tierras por la firma Itapoti, según GAT.

La ONG aseguró que pese a las reiteradas denuncias los fiscales Armín Echeguren y Andrés Eduardo Arriola de la ciudad de Filadelfia, ante quienes se tramita el caso, “no tomaron ninguna intervención que garantice los derechos indígenas”.

El territorio ayoreo es uno de los últimos remanentes de bosques vírgenes en el lado paraguayo del Chaco, un ecosistema único en América, compartido entre Paraguay, Argentina, Bolivia y Brasil, amenazado en la última década por el rápido avance de la deforestación.

Además, es un área de certificada presencia de población indígena ayoreo en situación de aislamiento voluntario. Se trata de un caso único en América, pues es el último pueblo indígena fuera de la Amazonía que vive sin contacto con el exterior.

El lugar es utilizado como hábitat y zona de desplazamiento entre Bolivia y Paraguay de indígenas ayoreo totobiegosode en situación de aislamiento voluntario y de grupos de nativos de esta etnia contactados de forma reciente.

“La conservación de estos montes ha sido posible merced a grandes esfuerzos de los ayoreo totobiegosode y la cooperación privada”, aseguró la organización.

“El silencio de las instituciones públicas responsables de garantizar los derechos de propiedad indígena y la protección de la población aislada configura grave situación de ecocidio y etnocidio en la región”, añadió.

Los miembros aislados del pueblo ayoreo, según expertos en medio ambiente y derechos humanos, corren peligro de desaparecer debido a la presión ejercida por la deforestación y la invasión de sus tierras por empresas ganaderas. EFEverde

Ningún Comentario

Deja un comentario