Festival Cine Latino de Filadelfia como herramienta de cambio social

El Festival de Cine Latino de Filadelfia (PHLAFF, en inglés) elevó hoy en su programa la capacidad del arte y la cinematografía de ser una herramienta de cambio social mediante las experiencias de tres artistas audiovisuales que han hecho de la imagen un medio de casi activismo.

Andrew Padilla, Gil González y Ángel Isaac Rivera expusieron sus distintos trabajos en los que abordan diversas problemáticas sociales dentro de EE.UU. pero con un punto en común, la comunidad puertorriqueña.

“El Barrio Tours: Gentrification in East Harlem” es el trabajo de Padilla, que comenzó en ese, su barrio de Nueva York, y que ahora está tratando de emular en otros rincones de la geografía estadounidense.

Con una vocación colaborativa, siempre de la mano de los vecinos de aquellos lugares que visita, Padilla narra cómo las comunidades latinas cada vez sufren más casos de gentrificación o desplazamiento “forzado” de sus lugares de residencia por el crecimiento y el desarrollo urbano.

Todo comenzó con la mirada de su abuelo, quien a lo largo de sesenta años había asistido al cambio inexorable de su barrio sin poder hacer nada por detenerlo.

“Al principio no sabía si tenía derecho a contar las historias que estaban pasando en mi propio barrio, pero luego me di cuenta de que era realmente importante”, explicó Padilla.

“El Barrio Tours” se replica ahora en otros lugares, donde los propios vecinos piden que se cuenten sus historias y cómo las nuevas construcciones, las plantas eléctricas o el desarrollo de otras infraestructuras les han llevado a muchos a tener que abandonar sus hogares.

González, a través de “Cuentos Project”, explica la discriminación y la incomprensión histórica que ha tenido la comunidad puertorriqueña en Filadelfia a lo largo de décadas, relatos que han servido para cambiar la perspectiva de la comunidad dentro de la propia ciudad y para ellos mismos, hacia dentro.

El cineasta relató cómo hace dos décadas los puertorriqueños en Filadelfia eran vinculados directamente con el narcotráfico, una situación agravada por el incesante abuso policial en los barrios donde se habían asentado, y que, en consecuencia no les permitía crecer como comunidad.

Con su trabajo, siempre de la mano de los propios vecinos y compartiendo con ellos cada momento del proceso, logró una suerte de catarsis que hoy aún pervive en una reunión anual de los vecinos para compartir sus historias del hoy.

“El cambio social es también justicia social. Aprender quiénes somos, aprender cuáles son nuestros retos, nuestras luchas” contando historias, explicó el artista.

El caso de Rivera, que intervino por teleconferencia en el panel -a su vez retransmitido por la aplicación Periscope, como una de las novedades de este año en el Festival-, se centra en la cuestión identitaria de los puertorriqueños que viven en el Medio Oeste de EE.UU., quienes entre caucásicos y afrodescendientes dan título a su documental “Boricua en el medio”.

Interesado por lograr explicar la identidad puertorriqueña en esa zona del país, Rivera relata el papel de esa comunidad minoritaria para tratar de “describir al mundo quiénes son los puertorriqueños, y también explicárselo a sí mismos”. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario