Expresidente egipcio comparece con el atuendo de los condenados a muerte

El expresidente egipcio Mohamed Mursi compareció hoy, por primera vez, ante un tribunal de El Cairo vestido con camisa y pantalón rojos, color que en Egipto caracteriza a los presos que han sido condenados a morir en la horca.

El expresidente islamista, derrocado tras un golpe de Estado en julio de 2013, fue sentenciado a muerte el pasado martes por el Tribunal Penal de El Cairo por planear su huida de una cárcel de las afueras de El Cairo durante la revolución de 2011, que forzó la renuncia del dictador Hosni Mubarak.

El antiguo mandatario, contra quien hay varios casos abiertos, apareció hoy ataviado de rojo en una sesión de la misma corte con otros diez miembros del grupo islamista Hermanos Musulmanes, que están siendo juzgados por entregar supuestamente a Catar documentación que comprometía la seguridad nacional egipcia.

Mursi fue condenado a muerte tras ser encontrado culpable, junto a otras 108 personas, la mayoría de ellos miembros o seguidores de los Hermanos, de haber huido de la cárcel y haber ayudado a escapar a más de 20.000 reos de tres prisiones egipcias, en el marco del caos de la revolución del 25 de enero de 2011.

El tribunal también acusó a los condenados por el secuestro de oficiales de la Policía egipcia y el asesinato de efectivos de seguridad y de presos durante esos sucesos.

El pasado martes, el mismo tribunal confirmó la sentencia a cadena perpetua contra Mursi por espionaje y colaboración con organizaciones extranjeras.

En Egipto, las personas sobre las que no pesa ninguna condena y están siendo procesadas visten de blanco, mientras que los sentenciados a prisión visten de azul y los condenados a la pena capital, de rojo. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario