Un duelo con historia

Uruguay y Paraguay reeditarán el sábado la final de la Copa América de Argentina 2011, un encuentro que será muy diferente al de entonces, con importantes cambios en lo que se refiere a estilos de juego, planteles, objetivos y sobre todo, nombres propios de peso.

Un duelo con historia

Uruguay salió campeón en el Monumental de Buenos Aires con un claro y contundente 3-0 que encumbró a uno de los mejores equipos que han tenido los charrúas en mucho tiempo y que en cuatro años ha cambiado radicalmente.

Los grandes artífices de aquella victoria, Diego Forlán y Luis Suárez, no están esta vez las órdenes. El primero dijo adiós a la selección porque los años no pasan en balde y el segundo pena una dura sanción de la FIFA.

uruguay2011

La selección uruguaya se llevó el título de la Copa América 2011. (Uruguay 3 – Paraguay 0)

Ellos, los goleadores de aquella final, son los dos grandes nombres propios que el vocero del estadio no mencionará el sábado cuando dé la alineación de Uruguay antes del comienzo del partido, pero no los únicos.

Otros tres titulares aquel día, Diego Lugano, el ‘Ruso’ Pérez y Martín Cáceres, tampoco estarán el sábado.

Completan el once campeona el meta Fernando Muslera, el central Sebastián Coates, el lateral Maxi Pereira, el entonces interior Álvaro Pereira, el mediocentro Egidio Arévalo Ríos y el delantero Edinson Cavani, quienes, salvo sorpresa, volverán a ser titulares el sábado.

Más diferencias que la Celeste se presentará Paraguay sobre el césped del estadio La Portada, en la ciudad chilena de La Serena, respecto al equipo Albirrojo que jugó la definición del torneo hace cuatro años.

De aquellos hombres, sólo el central Paulo da Silva, y los medios centros Néstor Ortigoza y Víctor Cáceres parecen tener asegurada la titularidad el sábado, con el interrogante de saber si Nelson Haedo Valdez, titular en la primera jornada ante Argentina pero suplente frente a Jamaica, estará desde el inicio igual que sucedió en 2011.

Equipo de la Albirroja que disputó esa final

Equipo de la Albirroja que disputó esa final

 

La transformación paraguaya se profundiza aún más si se mira al banco, donde ahora está sentado el argentino Ramón Díaz mientras que hace cuatro años lo estaba su compatriota Gerardo Martino.

Este último siempre se declaró partidario de dominar el juego a través de la posesión del balón y que el equipo sea protagonista en el partido, si bien nunca escondió que la idea de fútbol que uno puede tener debe de ir de la mano de los jugadores que se poseen.

Por contra, con Díaz la Albirroja recupera la presión como base del fútbol paraguayo, un estilo rocoso que busca el resultado ante todo, marca histórica de la casa guaraní.

Es muy diferente también el momento en el que ambas conjuntos llegan.

La Uruguay de 2011 venía que quedar en cuarta posición en el Mundial de Sudáfrica de 2010, competencia en la que Paraguay fue eliminada en cuartos de final por España.

La situación actual es que la Celeste cayó eliminada en octavos en la pasada Copa del Mundo de Brasil 2014, donde comenzó a vislumbrarse la regeneración que necesitaba el grupo y por la que en la actualidad transita, mientras que la Albirroja ni siquiera estuvo presente en ese torneo mundialista.

Por último, hay un abismo entre el objetivo de entonces y el de ahora. En Argentina 2011 estaba el título en juego, trofeo que Uruguay no levantaba desde 1995 y cuya consecución le otorgó el récord de quince entorchados continentales, mientras que Paraguay, que no vencía desde 1979, sigue luchando por una nueva corona.

Ningún Comentario

Deja un comentario