EEUU destruye marfil como lucha contra el contrabando

Las autoridades de EE.UU. destruyeron hoy más de una tonelada de marfil decomisado en la emblemática plaza Times Square de Nueva York para luchar contra el tráfico ilegal de este material, que causa la muerte de decenas de miles de elefantes cada año.

En un monumental gesto simbólico, políticos, ONG y activistas por el medioambiente fueron colocando objetos decorativos hechos de marfil, como estatuillas, joyería o colmillos grabados, en una máquina que los reducía a polvo causando un impactante estruendo para los oídos de los más de 300 asistentes.

“Times Square es un lugar muy mediático y Nueva York es un increíble motor económico. Si podemos convencer aquí que el valor de los elefantes es mayor que el valor del marfil tenemos muchas oportunidades de ganar la batalla”, dijo a Efe el presidente de International Fund for Animal Welfare, Azzedine Downes.

Según los organizadores, el comercio ilegal de marfil acaba cada año con la vida de 35.000 elefantes en África, lo que representa 96 elefantes al día o un elefante cada quince minutos. El 90 % del marfil que se obtiene está dedicado a la fabricación de joyería.

Entre las acciones principales que realizan estas organizaciones está la concienciación de la ciudadanía con actos masivos como el de hoy, que sigue a otro evento semejante celebrado hace dos semanas en China, el principal comprador de productos de marfil a escala global.

“Es realmente importante hacer que la gente entienda que cuando compran marfil están matando animales. Mucha gente en China piensa que este material son como dientes de leche de los animales, que luego les vuelven a crecer como a los niños. Una vez descubren que mueren por este marfil baja la demanda”, destacó Downes.

Elefantes y rinocerontes están clasificados como especies en peligro crítico de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCN) de Especies Amenazadas debido a la alta demanda, especialmente en Asia, de sus productos.

El director del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU., Dan Ashe, señaló en su discurso que Nueva York es una pieza clave en el comercio ilegal de marfil, y que parte del destruido en la jornada de hoy ha sido confiscado en otra ciudad.

La mayoría, sin embargo, proviene de una tienda de antigüedades de Philadelphia (Pensilvania), cuyo propietario, Victor Gordon, ha sido condenado a treinta meses de cárcel. “Este acto envía un mensaje a los comerciantes de marfil: Estados Unidos está determinado a encontraros y a poneros entre rejas”, subrayó.

“Hoy no estamos destruyendo solo el marfil, sino también un mercado sanguinario”, aseguró la secretaria del Interior de EE.UU., Sally Jewell, quien recordó que el periodo entre 2011 y 2014 ha sido crítico en cuanto al número de muertes de estos animales.

Entre los asistentes que participaron en un evento plagado de pancartas reivindicativas -una mujer incluso se disfrazó de paquidermo-, estuvieron caras conocidas como la actriz Kristin Davis, recordada por su papel principal en “Sexo en Nueva York”.

“Será triste cuando el marfil caiga… Es como el funeral o el memorial de un elefante, y se te rompe el corazón”, dijo a los periodistas Davis, quien es embajadora de la asociación David Sheldrick Wildlife Trust desde el 2009, cuando vio a un pequeño elefante huérfano en un safari en Kenia.

“Vamos a perderlos en diez años si no hacemos nada”, lamentó.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario