Simón Cazal denuncia “Bullying religioso”

“Viví y trabaje en la calle cuando era un pendejo porque mi familia me dejo en la calle por puto. Fui golpeado y detenido por la policía dos veces. Una de ellas fui drogado y violado en la comisaría para después soportar que en la Codehupy pongan en duda mi denuncia. ¿Creen que con esto me van a hacer correr?” advirtió el activista gay a través su cuenta de Facebook.

La decisión del Papa de recibir a representantes de la comunidad LGBT generó polémica entre los católicos más fanáticos que (como de costumbre) decidieron descargar su intolerancia en la redes sociales. ¿Cómo?  atacando a su blanco preferido, Simón Cazal.

El co-fundador de SomosGay definió estos ataques como “Bullying Religioso” y compartió con sus agresores una breve biografía de su vida.

Amiwis, a esta altura del campeonato ya deberían de saber que el bullying religioso y/o intolerante no me va a hacer correr o cambiar de postura o hacer esconder algo que de verdad pienso. Déjenme contarles algunas cositas sobre mí:

Tengo 35 años. Ya le enterré a mis dos padres, le sobreviví a mi primera familia y crié una segunda de la que soy un orgullosisimo tío. Viví y trabaje en la calle cuando era un pendejo porque mi familia me dejo en la calle por puto. Fui golpeado y detenido por la policía dos veces. Una de ellas fui drogado y violado en la comisaría para después soportar que en la Codehupy pongan en duda mi denuncia. Fui golpeado con una barra de hierro hasta casi morir una vez y recibí una botella de Pilsen otra mientras escuchaba “puto de mierda”.

texto

Religiosos hacen Cyberbullying al activista.

Sobreviví ataques a mi nombre, en prensa y de todas las maneras posibles durante AÑOS de parte de otra gente “progre”. Me separaron de mi ahora esposo por ese ataque en su momento, antes de casarnos.

¿Y ustedes creen que una página en Facebook o un comentario acá me va a hacer correr a mi casa?

Se nota que no me conocen para nada anga

Besi en sus syvas de trolls. Muack! Y otro, muack!

Ningún Comentario

Deja un comentario