Kenia quiere ser la meca de las localizaciones de Hollywood en África

Robert Redford le lavó el pelo a Meryl Streep en “Out of Africa” filmando en la sabana, allí donde Angelina Jolie, en la piel de Lara Croft, encontró “The Cradle of Life”. Kenia fue plató de Hollywood durante décadas, y quiere volver a serlo con novedosas medidas como la “Visa Cinematográfica”.

La falta de seguridad y sus cada vez más elevadas cargas fiscales han ahuyentado a los grandes rodajes de los escenarios naturales de este país, pero la Comisión de Cine de Kenia (KFC) se ha propuesto recuperarlos con un pionero paquete de medidas incentivadoras.

Por ejemplo: a partir de este mes, cualquier productora que pretenda filmar en los parques naturales kenianos ya no tendrá que hacer frente al elevado canon fijado para introducir equipos de rodaje en estos espacios.

Además, la tasas generales de filmación en el país se reducirán un 35% y, lo más novedoso, se creará una “Visa Cinematográfica” que permitirá la entrada gratuita al país para los miembros del rodaje.

“La bajada de tasas es necesaria para atraer a estas empresas, como ya han hecho todos los países con una gran industria cinematográfica”, explica a Efe el director de la KFC, Chris Foot, quien aspira a devolver a su país al gran mercado de las localizaciones.

“Es un destino único. Es uno de los pocos países que aglutina todas las culturas africanas y todos los destinos topográficos: nieve, bosques, sabana, playas…”, defiende.

Desde sabanas repletas de animales salvajes a idílicas playas en la costa del índico -arrecifes de coral incluidos-, pasando por manantiales volcánicos, Kenia se vende como uno de los mejores destinos para el rodaje de superproducciones.

Sus mayores competidores en el continente son Marruecos y, especialmente, Sudáfrica, que ya cuenta con una gran infraestructura que ha posibilitado, por ejemplo, el rodaje de algunas escenas de “The Avengers: Age of Ultron”.

Pero no solo los superhéroes prefirieron Johannesburgo a Nairobi. Angelina Jolie, inmersa en el rodaje de “África”, una película biográfica sobre la lucha del keniano Richard Leakey contra la caza furtiva, está ponderando trasladar las escenas sobre el terreno al país austral por “motivos de seguridad”.

Desde sabanas repletas de animales salvajes a idílicas playas en la costa del índico -arrecifes de coral incluidos-, pasando por manantiales volcánicos, Kenia se vende como uno de los mejores destinos para el rodaje de superproducciones.

Desde sabanas repletas de animales salvajes a idílicas playas en la costa del índico -arrecifes de coral incluidos-, pasando por manantiales volcánicos, Kenia se vende como uno de los mejores destinos para el rodaje de superproducciones.

“Eso solo son percepciones, no es la realidad”, opina Foot, quien asegura que Nairobi es más seguro que Johannesburgo.

Para disuadir cualquier duda, el paquete de incentivos incluye la promesa de que el Gobierno keniano garantizará la seguridad durante el rodaje.

En la actualidad, Kenia acoge entre uno o dos filmes de grandes productoras al año, un ritmo muy por debajo de otras épocas, como los años 50, cuando se concentraron grandes obras como “The African Queen” o “King Solomon’s Mines”.

Sin embargo, la KFC no quiere centrarse solo en Hollywood: Productoras independientes, Bollywood o la nueva ola de directores chinos son también objetivo de la Comisión, que señala que es más sencillo atraer a pequeñas productoras antes que a los gigantes hollywoodienses.

“Kenia tiene todo que ofrecer”, pero también tiene una gran oportunidad para mejorar su economía: Si los incentivos funcionan como se espera, los ingresos por el cine podrían alcanzar entre el 2 y 3% del PIB del país, además de generar “decenas de miles” de trabajos directos e indirectos.

Además, el rodaje de películas es una importante baza para su diplomacia pública y para reforzar la “marca país”, además de atraer un nuevo tipo de turismo: el cinéfilo.

El turismo en Noruega creció un 3% tras el estreno de “Frozen”, el de Escocia se disparó tras “Brave” y Nueva Zelanda se ha convertido en lugar de peregrinación para los seguidores del “The Lord of the Rings”.

En Kenia, todavía son muchos los turistas que aterrizan en Nairobi con “Out of Africa” en la mente, comenta Foot.

Los ingresos del turismo en Kenia descendieron un 7,3% en 2014 debido, en gran parte, a la sensación de inseguridad generada por los atentados de Al Shabaab. Pero “una película puede cambiar la percepción internacional de un país”, concluye Foot.

Alicia Alamillos – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario