Alemania plantea que solo una persona vea lista del espionaje de EEUU

El Gobierno alemán propuso hoy mostrar solo a un experto la lista de objetivos de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), con lo que no tendrían acceso a ella los diputados de la comisión parlamentaria que investiga los programas de espionaje de EEUU en suelo alemán.

La Cancillería trasladó su propuesta a la comisión como una fórmula que permite atender el derecho a la información de los diputados y, al mismo tiempo, respetar los acuerdos bilaterales con Estados Unidos sobre la colaboración de los servicios de espionaje, pero la oposición anunció que recurrirá al Tribunal Constitucional.

Según la fórmula diseñada, la comisión de investigación propondrá a un experto -se baraja que podría ser una persona de reconocido prestigio del ámbito judicial- y le entregará un catálogo de preguntas.

Esa persona tendrá acceso a la polémica lista de los objetivos que la NSA espió desde Alemania con ayuda de los servicios secretos germanos, pero no podrá enseñarla a los diputados.

De acuerdo con las informaciones publicadas hasta el momento y que centran el trabajo de la comisión de investigación, en ese listado hay numerosos objetivos europeos, tanto institucionales como empresariales.

La oposición parlamentaria, compuesta por Los Verdes y La Izquierda, reclamaron tener acceso directo a ese documento y anunciaron que reivindicarán sus derechos ante los tribunales.

Denunciaron, además, que el Gobierno de Angela Merkel haya calificado el texto de su propuesta de “secreto”, lo que previsiblemente dificultará la preparación de su demanda legal.

La polémica sobre el espionaje estadounidense en suelo alemán, a partir de los datos revelados por el exanalista de la NSA Edward Snowden, se remonta a 2013, cuando Berlín llegó a pedir explicaciones a Washington por las informaciones que indicaban que se había pinchado uno de los teléfonos de la canciller.

La pasada semana la Fiscalía alemana sobreseyó, por falta de pruebas, la investigación abierta hacía más de un año contra los servicios secretos de Estados Unidos por esas presuntas escuchas.

Según explicó, la acusación inicial no pudo ser probada “con solidez jurídica con los medios de que dispone el derecho penal”; ni los documentos de la comisión parlamentaria, ni las informaciones de Snowden permitían probar de forma concluyente las escuchas al teléfono celular de Merkel.

El último capítulo surgió en abril, cuando se publicó que la NSA transmitió a los servicios secretos de exterior germanos (BND) un listado con miles de “selectores” (números de teléfono, direcciones de correo, términos…) sobre los que quería obtener información con ayuda de los sistemas de interceptación de comunicación alemanes, éste es el que desean conocer los parlamentarios.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario