Se cumplen tres años de la masacre que provocó el cambio presidencial

La “matanza de Curuguaty”, un tiroteo que terminó con la muerte de once campesinos y seis policías y provocó una semana más tarde la destitución en un juicio parlamentario del entonces presidente, Fernando Lugo, sigue sin ser esclarecida cuando hoy se cumplen tres años del suceso.

Se cumplen tres años de la masacre que provocó el cambio presidencial

El juicio por esos hechos, que estaba previsto que se celebrará el próximo lunes, fue hoy aplazado hasta el 27 de julio.

Durante estos tres años, trece labriegos han permanecido en prisión y luego en arresto domiciliario a la espera de juicio. Los trece están procesados por invasión de inmueble ajeno y asociación criminal, y diez de ellos también por intento de homicidio de los seis policías. No hay nadie imputado por la matanza de los once campesinos.

Martina Paredes, hermana los campesinos Fermín y Luis, fallecidos tras el enfrentamiento en Curuguaty, dijo que la Fiscalía “no está investigando la muerte de los campesinos”.

“Solo investiga como murieron los policías. No se investiga la masacre en sí, quién la provocó o por qué”, declaró Paredes.

“Fermín estaba herido en la pierna, tirado en el suelo cuando me llamó. Estoy segura que después fue ejecutado”, agregó.

Sin embargo, el fiscal encargado del caso, Jalil Rachid, declaró hoy que no se investiga la muerte de los campesinos porque “fue una reacción de los policías ante el ataque. Si ellos no respondían al fuego obviamente íbamos a tener más policías muertos”.

El fiscal negó además que tras el enfrentamiento hubiera ejecuciones extrajudiciales “porque de haber ocurrido el Ministerio Público ya hubiera tenido conocimiento”.

“Las pruebas forenses indican que todos los impactos recibidos por los policías y los ocupantes fueron a distancia intermedia, entre 15 y 20 metros. No hay una sola prueba que demuestre ejecución”, dijo Rachid.

Más de 300 policías acudieron a Curuguaty, departamento de Canindeyú, el 15 de junio de 2012 a desalojar a alrededor de 70 campesinos que ocupaban unas tierras que reclamaban para la reforma agraria en ese distrito, cuando se produjo un tiroteo que aún no se sabe cómo se originó.

masacre curuguaty1

Durante estos tres años, trece labriegos han permanecido en prisión y luego en arresto domiciliario a la espera de juicio.

El suceso se produjo en los terrenos de Marina Cué, el nombre de una hacienda de Curuguaty, llamada así porque durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) eran usados por un destacamento de la Marina.

Unas tierras por las que la empresa Campos Morombí, que dice ser la titular de las mismas, mantiene un litigio que dura ya casi una década, mientras que los campesinos de la zona afirman que son propiedad del Estado.

La firma pertenece a la familia del fallecido empresario Blas N. Riquelme, un histórico cargo del Partido Colorado durante la época de Stroessner.

Los trece están procesados por invasión de inmueble ajeno y asociación criminal, y diez de ellos también por intento de homicidio de los seis policías.

Los trece están procesados por invasión de inmueble ajeno y asociación criminal, y diez de ellos también por intento de homicidio de los seis policías.

Organizaciones nacionales e internacionales han denunciado la falta de imparcialidad en la investigación y han exigido que el uso de la fuerza por parte de la policía y la muerte de los 11 campesinos sean igualmente investigadas.

Varias organizaciones sociales y personalidades del mundo de la cultura de Paraguay y otros países de la región se han adherido a la campaña “Somos observadores”, para realizar un seguimiento del juicio por la masacre de Curuguaty.

“La Fiscalía investigó únicamente la muerte de los seis policías, y determinó la presunta responsabilidad de varios campesinos”, dijo hoy la directora adjunta del Programa de América de la ONG Amnistía Internacional, Guadalupe Marengo.

“Es fundamental que se haga justicia por todas las muertes, tanto de los campesinos como de los policías en Curuguaty”, dijo Marengo en un comunicado.

Los familiares de las víctimas realizaron el domingo en el lugar de los hechos un acto religioso en recuerdo de los fallecidos y hoy se congregarán frente al Panteón de los Héroes.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario