Líderes mundiales fracasan en ayuda a refugiados, según AI

Los líderes mundiales están condenando a miles de refugiados a la muerte y a millones de ellos a una existencia insufrible por no ser capaces de proporcionarles una protección humanitaria esencial, denunció hoy Amnistía Internacional (AI).

La ONG presentó hoy en una rueda de prensa en Beirut un informe con motivo del Día Mundial del Refugiado, el próximo 20 de junio, en el que hace un llamamiento para cambiar la manera en que la comunidad internacional trata a los desplazados.

“Somos testigos de la peor crisis de refugiados de nuestra era, con millones de mujeres, hombres y niños luchando para sobrevivir en medio de guerras atroces, redes de tráfico de personas y gobiernos que persiguen intereses políticos egoístas en vez de mostrar compasión”, dijo el secretario general de AI, Salil Shetty.

En su opinión, la respuesta internacional a esta crisis, que consideró como uno de los grandes retos del siglo XXI, ha sido “un fracaso vergonzoso”.

Por ellos, AI propone revisar estrategias y políticas, y sugiere medidas como la celebración de una cumbre internacional, luchar contra la xenofobia y un compromiso de los Ejecutivos para reasentar a un millón de refugiados durante los próximos cuatro años.

Además, cree que es necesario el establecimiento de un fondo especial para atender a los desplazados en momentos de crisis y ayudar a los estados más afectados.

Otros de los pasos que plantea son una ratificación global de la Convención de la ONU de los Refugiados y el desarrollo de sistemas nacionales para evaluar las necesidades de los desplazados y garantizarles servicios básicos como la sanidad y la educación.

“El mundo no puede por más tiempo seguir sentado mirando cómo países como el Líbano y Turquía asumen cargas enormes -subrayó Shetty-. Ningún país debería ser abandonado para abordar una emergencia humanitaria masiva con tan poco ayuda de otros solo porque comparte frontera con un estado en conflicto”.

El texto subraya que más de cuatro millones de personas han huido del territorio sirio, de las que el 95 % se encuentran en Turquía, el Líbano, Jordania, Irak y Egipto, que ahora luchan para afrontar estas circunstancias ante el fracaso de la comunidad internacional a la hora de proveerles de recursos suficientes.

La ONG recordó que, como consecuencia, algunos de esos países han tomado decisiones controvertidas, como la negativa a dejar entrar en su territorio a los refugiados.

Muchos sirios, ante una asistencia humanitaria reducida en los estados de acogida y sin perspectivas de regresar a sus casas, probablemente intentarán alcanzar Europa cruzando el Mediterráneo, que AI califica como “la ruta marítima más peligrosa”.

El informe apunta que en 2014 219.000 personas cruzaron este mar en “condiciones peligrosas extremas”, de las que 3.500 fallecieron; mientras que las autoridades italianas rescataron a unas 170.000.

Recuerda que la Comisión Europea ha propuesto que sus miembros ofrezcan 20.000 plazas para reubicar a los refugiados de fuera de sus fronteras, lo que AI considera una cantidad pequeña.
EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario