Curry fue la figura ganadora y James la estrella perdedora

El base Stephen Curry cumplió su palabra al decir que en el quinto partido de las Finales de la NBA los Warriors jugarían más que nunca como equipo y buscarían el triunfo y eso fue lo que consiguieron al vencer 104-91 a los Cavaliers de Cleveland.

Además de jugar como equipo, los Warriors también tuvieron en Curry al líder y figura que aportó 37 puntos, incluidos siete triples, que lo hicieron surgir en los momentos decisivos del cuarto periodo cuando Golden State rompió el marcador a su favor.

Curry logró 17 puntos en el cuarto periodo cuando James, que volvió a aportar un triple-doble, el tercero en la serie, ya había desaparecido al igual que todo el equipo que se vieron superados con parcial de 19-7.

El líder encestador de los Warriors se convirtió en el quinto que anotó 17 tantos en el cuarto periodo de un partido de las Finales de la NBA en los últimos 40 años.

Los otros fueron Shaquille O’Neal (2000 Lakers), Dwyane Wade (2006 Heat), Russell Westbrook (2012 Thunder) y Kevin Durant (2012 Thunder).

“Hemos trabajado todo durante toda la temporada para estar en la actual situación, la de tener la ventaja de 3-2 en la serie y llegar a Cleveland con todas las posibilidades de acabarla”, destacó Curry que empata con Ray Allen como segundo jugador con más triples encestados en las Finales de la NBA al llegar a los 22 y está a sólo cuatro de superar al escolta Danny Green, de los Spurs, que tiene 26 y es el líder.

Curry, ganador del Premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, también se convirtió en el primero de los Warriors que logró 37 puntos en unas Finales de la NBA desde que Rick Barry, en las de 1975, ante los Bullets de Washington, en el tercero, encestó 38.

Ahora, los Warriors, como había adelantado también Curry están con todo a su favor para asegurarse el título de liga, pero antes tendrán que ganar un partido más, que puede ser el del martes cuando en el Quicken Loans Arean, de Cleveland, se enfrenten de nuevo ambos equipos.

Las estadísticas les favorecen por completo, los 13 equipos anteriores que en las Finales de la NBA han tenido 3-2 a su favor, todos han conseguido el título.

Pero Curry insistió que no quiere pensar en las estadísticas sino en que el equipo siga haciendo las cosas como las han hecho en los dos últimos partidos, jugando un gran baloncesto de equipo.

Que hombres como el escolta Andre Iguodala se mantenga clave en todas las facetas del juego y especialmente en el marcaje a James, al que al final agota y le recuerda que el sólo contra el mundo no es posible por muy bueno que sea.

También lo había adelantado Curry cuando dijo después de haber perdido los dos partidos consecutivos ante los Cavaliers que no lo habían hecho por los triples-dobles de James sino simplemente porque ellos no habían jugado como equipo, los hechos le han dado toda la razón.

Todos los jugadores de los Warriors respondieron como lo hicieron en la temporada regular cuando consiguieron 67 triunfos, Klay Thompson, Draymond Green que estuvo cerca de un doble-doble, 10 rebotes de Harrison Barnes que fueron claves y ni que decir los 13 puntos del escolta reserva brasileño Leandro Barbosa, que fue el sexto jugador al aportar 13 puntos.

Leandro Barbosa, el veterano jugador brasileño que en 17 minutos anotó 4 de 5 tiros de campo, incluido un triple, y 4 de 4 desde la línea de personal.

Leandro Barbosa, el veterano jugador brasileño que en 17 minutos anotó 4 de 5 tiros de campo, incluido un triple, y 4 de 4 desde la línea de personal.

Brillante el veterano jugador brasileño que en 17 minutos anotó 4 de 5 tiros de campo, incluido un triple, y 4 de 4 desde la línea de personal.

Mientras que los Cavaliers con James mientras le duró todo el poder y clase que posee, superior al resto de los jugadores que hay actualmente en la NBA, pudieron mantenerse en el partido, luego ya la historia cambió hacia la lógica de lo que de verdad debe ser un deporte de equipo.

James volvió a aportar un triple-doble al conseguir 40 puntos, 14 rebotes, incluidos 13 ofensivos, y 11 asistencias, pero el resto del equipo sólo el pívot Tristan Thompson lo apoyó al lograr un doble-doble de 19 tantos y 10 balones recuperados bajo los aros.

El resto, incluido el base australiano Matthew Dellavedova, que anotó cinco puntos, no tuvieron el mismo rendimiento que los Warriors.

El escolta J.R. Smith, como reserva consiguió 14 tantos, pero falló 10 de los 14 intentos de triples que hizo, mientras que el entrenador David Blatt tampoco pudo justificar la decisión de darle menos minutos al pívot ruso Timofey Mozgov, que en el cuarto partido había sido el mejor.

La esperanza de los Cavaliers es que al concluir el partido, James reiteró que “soy el mejor del mundo” y con él todo puede suceder, aunque con un verdadero equipo como los Warriors y una figura de la clase de Curry, esa condición, tal vez en esta ocasión no signifique que pueda ganar un título de liga de la NBA.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario