Santos a FARC: “Con atentados no van a forzar un cese del fuego, habrá más ofensiva”

El presidente de Colombia advirtió a las FARC, apenas horas después de que mataran a un teniente coronel de la Policía, que “se equivocan” si creen que la serie de atentados que lleva a cabo van a forzarlo a propiciar un cese bilateral del fuego, como pretende la guerrilla, y afirmó que, por el contrario, ordenó a las fueras militares “arreciar, mantener la ofensiva” sobre la insurgencia.

Santos a FARC: “Con atentados no van a forzar un cese del fuego, habrá más ofensiva”

“Si con estos actos cobardes, insensatos, las FARC pretenden llevarme a un cese bilateral del conflicto se equivocan; la orden para las Fuerzas Militares, se los he reiterado esta mañana, es arreciar, es mantener la ofensiva militar, es combatir en todas las formas este terrorismo”, remarcó Santos, que condenó la muerte de dos oficiales de seguridad.

De gira por Europa, Santos habló con la prensa en Roma, donde lamentó el atentado con explosivos de ayer, en una ruta entre Córdoba e Ipiales, en el departamento de Nariño, que costó la vida al teniente coronel de la Policía Alfredo Ruiz Clavijo, al patrullero Juan David Marmolejo y a un civil.

El director de la policía, general Rodolfo Palomino, denunció que las tres víctimas fueron rematadas con tiros de gracia.
Las FARC intensificaron desde mayo sus acciones, especialmente en el sur del país, con ataques contra miembros de la fuerza pública y las infraestructuras energética, petrolera, vial y de agua potable.

El grupo guerrillero insiste en que se debe pactar un cese el fuego bilateral mientras se negocia la paz en La Habana, en conversaciones que se iniciaron en noviembre del 2012, pero el Ejecutivo siempre rechazó esa opción.

Santos reseñó que cuando se acordó el inicio del proceso de paz con las FARC, hace más de 30 meses, se pactó que la negociación se haría “en medio del conflicto” y que él mismo trazó “unas líneas rojas que no íbamos a traspasar y nada de eso ha cambiado”.

Para Santos, después del cese del fuego unilateral que las FARC iniciaron en diciembre y rompieron en mayo, los guerrilleros “regresaron a unos procedimientos que no tienen ninguna lógica, a ataques puramente terroristas porque ya no tienen capacidad para enfrentar la fuerza pública”.

Los recientes atentados contra torres de electricidad, que dejaron sin energía durante días a ciudades enteras del sur de Colombia, o los cometidos contra oleoductos, que contaminaron ríos y tierras de campesinos, a los que se sumaron ahora el asesinato del teniente coronel y el patrullero, son “actos de insensatez” que, según Santos, dañan la confianza de los colombianos en el proceso de paz.

“En pocos días, con su insensatez, (las FARC) han golpeado duramente la confianza de los colombianos en el proceso que estamos adelantando”, manifestó, pese a lo cual enfatizó que persistirá en su búsqueda de la paz, aunque “no a cualquier precio”.

“Y no voy a traspasar esas líneas rojas que hace dos años y medio tracé de forma clara y contundente. No las hemos traspasado y no las vamos a traspasar, y estoy dispuesto a gastarme hasta el último centavo de mi capital político para lograr la paz”, sentenció.

Dijo por eso a los jefes de las FARC que no equivoquen si piensan que con el terrorismo van a llegar lejos, porque el único camino para la paz es “acelerar las negociaciones”, algo que “exigen los colombianos” y “pide la comunidad internacional”.

Un rato antes, ante la cumbre de la FAO, el mandatario había vinculado directamente la eventual finalización del conflicto armado con el progreso del país y un paso central para la protección del medioambiente y el progreso del país.

En un discurso en el que enumeró los progresos de Colombia en la lucha contra el hambre, Santos acusó a la guerrilla de las FARC de ser la responsable de un “ecocidio” en el país.

“La terminación del conflicto armado mas antiguo de Latinoamérica es una oportunidad para el medioambiente y para la lucha contra el cambio climático porque la guerrilla de las FARC ha sido durante muchos años responsable de un ecocidio”, recalcó.

El mandatario advirtió que la guerrilla “protege los cultivos de hoja de coca, ya que la utiliza para el narcotráfico y esto ha destrozado miles de hectáreas de bosques tropicales y selvas y ha fortalecido el cambio climático”.

Puso como ejemplo el ataque de la semana pasada en la que insurgentes obligaron a derramar petroleo, “lo que contaminó para siempre las aguas del mundo”.

Relató que la protección del campo es un aspecto tan importante que “en los diálogos de paz que adelantamos con la guerrilla de las FARC en La Habana incluimos -como uno de los puntos de la Agenda- el Desarrollo Rural Integral, y de hecho ya se logró un acuerdo de fondo sobre ese punto”.

Mientras, en Colombia, la justicia ocupó en el sur del país 22 viviendas que pertenecían a las FARC y que pasarán a un fondo del Gobierno destinado a la reparación de las víctimas de la violencia.

El vicefiscal general Jorge Fernando Perdomo dijo a periodistas que la operación fue realizada por agentes de la Policía Judicial de la Dirección Nacional de Análisis y Contextos en un barrio del municipio de Planadas, en el departamento del Tolima.

Los bienes fueron entregados al Fondo de Reparación de las Víctimas y, según Perdomo, “son 22 casas” y cada una puede costar hasta unos 36 mil dólares.

Este es el segundo operativo que se realiza de secuestro de inmuebles a las FARC. El primero fue en diciembre de 2014, en San Vicente del Caguán, en el sureño departamento del Caquetá. /Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario