Cartes homenajea a caídos en Guerra del Chaco en presencia de supervivientes

El presidente Horacio Cartes, inauguró hoy un memorial en homenaje a los combatientes del país fallecidos en la Guerra del Chaco, que entre 1932 y 1935 enfrentó a Paraguay y Bolivia, así como a los 500 veteranos supervivientes de esa contienda, cinco de los cuales estuvieron presentes en el acto.

El homenaje hace parte de otros tantos que se han celebrado en el país suramericano, con motivo del final de esa contienda, del que se cumplen 80 años.

El memorial inaugurado por Cartes está ubicado en el Cuartel de la Victoria, antes llamado Cuartel de los Inválidos, a las afueras de Asunción, donde fueron trasladados muchos excombatientes heridos o mutilados, y algunos de ellos están enterrados en el cementerio del complejo militar.

En el centro del memorial, presidido por una placa que representa el mapa de Paraguay bajo el lema “Todo por la patria”, Cartes encendió la llama eterna de la antorcha en homenaje al soldado desconocido, para luego condecorar con medallas a los veteranos.

“Les doy estos regalitos, para que ya no tengan que preocuparse”, dijo el mandatario mientras imponía la condecoración a los excombatientes, que perciben una pensión vitalicia que llegará a los 1.000 dólares mensuales si se aprueba un proyecto de ley que se tramita ahora en el Senado paraguayo.

Uno de ellos, Zacarías Zaldívar, de 98 años, recordó a Efe su participación como tripulante de las lanchas de la Armada paraguaya durante la contienda, en la que participó cuando tenía 17 años.

Y Sindulfo Maidana, con 100 años y extripulante del cañonero “Humaitá”, rememoró la “sed extrema” y las duras condiciones que padecieron en aquella guerra, en la que murieron unos 50.000 bolivianos y 40.000 paraguayos.

Por su parte, el ministro de Defensa de Paraguay, Bernardino Soto, destacó durante el acto de homenaje “el valor y estoicismo” de los excombatientes, y resaltó que no solo tuvieron como enemigos al ejército boliviano, sino también a la “naturaleza hostil” del Chaco, la segunda región boscosa más extensa de Suramérica.

Soto se refirió también al “abrazo fraternal” entre los comandantes del ejército paraguayo, José Félix Estigarribia, y del ejército boliviano, Enrique Peñaranda, el 14 de junio de 1935, la fecha en la que se hizo efectivo el armisticio en la localidad boliviana de Villa Montes.

En este mismo punto se reunirán este domingo Cartes y su homólogo boliviano, Evo Morales, para conmemorar el fin de las hostilidades entre ambos países hace ahora 80 años. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario