Burlas y debate por la mirada iluminada de la estatua de un zar búlgaro

Una nueva estatua del zar Samuel, un famoso soberano búlgaro de comienzos del siglo XI, está siendo motivo de burla y debate en Sofía debido a que los ojos de la figura brillan intensamente en la oscuridad, causando un efecto que unos ven cursi y otros terrorífico.

El monumento, de seis metros de altura, fue inaugurado el pasado lunes por el presidente, Rosen Plevneliev, en el centro de Sofía.

Ni el ayuntamiento de la ciudad, que encargó la obra, ni la fundación privada Memoria Búlgara, que donó 50.000 euros (56.100 dólares) al proyecto, habían sido informados por el escultor sobre ese sistema de iluminación.

Ahora, una comisión especial del Ministerio de Cultura debe decidir si la escultura conserva su encendida mirada, mientras que el tema se ha hecho viral en las redes sociales y los vecinos de Sofía acuden a ver los ojos iluminando y hacerse fotos delante de la estatua.

Ante las críticas por parte del ayuntamiento, el escultor Haitov reaccionó defendiendo la libertad de creación y lo original de su obra.

“Es mi visión y mi concepción. Si a la gente no le gusta este efecto, que nunca se había hecho en el mundo, yo mismo romperé los ojos”, dijo Haitov en una conversación con un alto cargo municipal que fue grabada por la emisora Nova TV.

Haitov ha explicado que, con esa mirada brillante, quiere mostrar los sentimientos del monarca cuando vio a sus soldados vencidos, torturados y muertos tras una batalla contra el Imperio Bizantino.

Durante su reinado, entre 997 y 1014, el zar Samuel conquistó grandes territorios de los que hoy día es Macedonia, Serbia, Croacia, Albania y Grecia.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario