Roussef insiste en que “es muy importante” que Mercosur esté unido

La presidenta de Brasil, Dilma Roussef, consideró “muy importante” que los países de Mercosur estén “unidos” a la hora de presentar sus primeras ofertas de acceso a mercados ante la Unión Europea (UE), con quien negocian alcanzar un acuerdo.

Roussef insiste en que “es muy importante” que Mercosur esté unido

Roussef, que participó en la clausurada cumbre entre la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), subrayó que “es muy importante que Mercosur de muestras de que está unido”.

En referencia a la UE, la mandataria brasileña consideró que “ellos también van a tener que señalarlo” y se refirió a que “aunque la Comisión Europea tenga el poder de firmar el acuerdo”, este “tiene que ser de 27 países. No es trivial, ningún país es igual a otro”.

La presidenta brasileña, sin embargo, señaló “no sentirse frustrada” porque de las reuniones no haya salido una fecha concreta para el intercambio de ofertas.

Los representantes de ambos bloques se comprometieron hoy a intercambiar sus primeras ofertas de acceso a mercados en el marco del acuerdo de asociación que negocian para el último trimestre del año y garantizaron su compromiso de lograr un ambicioso acuerdo.

“Los dos bloques están decididos a seguir la negociación. Habrá negociaciones técnicas para cumplir todos los pasos necesarios. La oferta tendrá lugar en el último trimestre del año”, dijo ante la prensa el ministro brasileño de Exteriores, Mauro Vieira, tras participar en una reunión ministerial UE-Mercosur.

La comisaria europea de Comercio; Cecilia Malmstrom, se reunió hoy en Bruselas con los ministros de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, aunque este último país aún no participa en las negociaciones con la UE, en un intento de desbloquear las conversaciones para ese pacto.

“Esa visión de que el gobierno perdió la paciencia con Argentina, no representa, jamás, lo que el gobierno brasileño piensa”, señaló.

Igualmente añadió que “Argentina es un gran aliado nuestro y tenemos que tener toda la consideración, ya que no existe motivo para que Argentina no vaya con nosotros. Argentina tiene esa disposición y jamás se trata de una cosa tan poco respetuosa como perder la paciencia entre gobiernos”.

“Represento a Brasil y me aproximo a los jefes de estado con los que hablo. Tengo relaciones bastante estrechas con Alemania y Grecia”, dijo Roussef, que señaló que debatió “con cada uno”.

“Abordé con (la canciller de Alemania, Angela) Merkel la visita que ella hará a Brasil y que para nosotros es importantísima, es una visita de alto nivel”, agregó, al tiempo que explicó que “Brasil pasa a ser un aliado especial, porque esa visita de alto nivel solo la hace con pocos países”.

Durante esa próxima visita de Merkel a Brasil se abordarán, según Roussef, asuntos relacionados con la “ampliación de nuestro comercio; una alianza muy fuerte en el área de la industria, el desarrollo tecnológico y científico; la formación profesional y técnica”.

Roussef dijo que con Merkel hablaron sobre cuestiones relativas a su relación dentro del G20 en el área de los organismos financieros y también en relación a problemas globales.

“Hicimos una valoración de la recuperación económica en Europa, que todavía es menor, incipiente”, valoró Roussef.

Se refirió también al anuncio hoy del Banco Mundial (BM) de que la economía internacional crecerá un 2,8 %, y a que la institución apuntó a que “hay problemas estructurales que llevarán a una recuperación más lenta”, dijo.

Añadió que “incluso los países emergentes, a los que la crisis los ha alcanzado ahora, también tendremos a partir del año que viene un proceso de recuperación, tanto China como Brasil o los otros países”.

Respecto a asuntos de economía nacional, como la lucha contra la inflación, la presidenta de Brasil dijo que el país “está tomando todas las medidas para fortalecerse a nivel macroeconómico para construir una situación estable. Estamos seguros de que la inflación no es estructural, es coyuntural”.

Se refirió también a que el país está afectado por la sequía y a que “sufre las consecuencias del ajuste cambiario. Ese ajuste cambiario no lo provocamos nosotros, sino que sufrimos los efectos. Saltamos de un nivel de impuestos que, si se acuerdan era de 1 dólar por 1,60 reales en 2012. Ahora estamos a 1 dólar por 3,17 reales”.

Subrayó también que su país “no tuvo una burbuja de crédito y Brasil no tiene un sistema financiero con problemas, no tuvimos ninguna situación que caracterice al desequilibrio estructural”. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario