Son numerosos los hechos de corrupción en la Función Pública que han aflorado en los últimos años, pese a las investigaciones la Justicia Paraguaya se muestra condescendiente con algunos de los hechos punibles y con otros simplemente "hace la vista gorda". A continuación algunos de los casos que más repercusión han generado.


Algunos de los rostros involucrados en los casos de corrupción

La Secretaria Vip

El reciente caso de Liz Paola Duarte (más conocida como la “Secretaria Vip”) acaparó la atención de la ciudadanía luego de que se descubriera que la misma percibía un próspero salario de G. 37 millones al mes de la Contraloría General de la República a pesar de no contar con títulos universitarios y superando incluso lo que gana un ministro en el Ejecutivo.

Pese a las pruebas y las manifestaciones ciudadanas, el Contralor General Óscar Velazquez sigue ocupando el cargo en la Institución.

Desvío de combustible

Los escándalos de corrupción también afloraron las irregularidades existentes en la Policía Nacional, como en el caso del multimillonario desvío de dinero en concepto del cupo mensual que debía ser destinado para la carga de combustibles de las patrulleras.

El desvío de dinero se realizó en el marco de un convenio suscrito entre Petróleos Paraguayos (Petropar) y la Comandancia de la Policía Nacional.

El conocimiento del hecho desencadenó la renuncia del Comandante de la Policía Nacional Francisco Alvarenga, del subcomandante, Carlos Domínguez y del director de Orden y Seguridad así como la imputación del suboficial Roberto Osorio y su esposa Ada Liz da Rosa por enriquecimiento ilícito mediante operaciones ilegales.

Víctor Bogado y la “Niñera de Oro”

Otro de los sonados casos fue el del senador Víctor Bogado quién fue investigado por pagar con dinero público a la niñera de sus hijos.

El Ministerio Público indicó que Bogado ejerció sus influencias para contratar a Gabriela Quintana como técnico en la hidroeléctrica Itaipú cuando esta ya trabajaba como parte del personal permanente de la Cámara de Diputados, con lo cual se aseguraba una doble remuneración.

El salario mensual que recibía Quintana que supone un perjuicio patrimonial de 71.683.460 guaraníes a la hidroeléctrica.

Ibañez y “Los Caseros de Oro”

El nombre del diputado colorado José María Ibáñez también saltó a relucir con el afamado caso de “Los Caseros”.

El parlamentario se valió de sus influencias políticas para hacer figurar como funcionarios de la Cámara Baja a personas que en realidad trabajaban en su lujosa quinta ubicada en Areguá.

Los involucrados (y posteriormente el mismo diputado no sin antes incurrir en contradicciones) terminaron confesando la culpabilidad lo que les valió la generosa absolución por parte de la Justicia Paraguaya.

Pese a que la ciudadanía repudiaba abiertamente el caso y las pruebas en su contra eran indiscutibles el diputado gozó todo el tiempo del “blindaje político” de sus correligionarios.

El mismo presidente Horacio Cartes se mostró abiertamente a favor del diputado en diversas declaraciones.

Los millones de “Perlita”

Perla Paredes (hija de la diputada Perla de Vázquez) fue otra de las “beneficiadas” con el dinero del pueblo.

Imputada y procesada por el Ministerio Público por cobro indebido de honorarios, uso, producción y expedición indebida de certificados sobre méritos y servicios de contenido falso.

Finalmente “Perlita” reconoció haber cobrado salarios del Estado lo que le valió un cómodo acuerdo con el Ministerio Público consistente en pagos fraccionados de G. 17 millones mensual durante 24 meses a modo de resarcir el millonario fraude.

Los viajes de “Charly”

El polémico diputado Carlos Portillo además de poseer un inverosímil currículum, demostrar vastos conocimientos sobre la marihuana y otras drogas durante su presidencia de la Comisión de Lucha Contra el Narcotráfico, también estuvo involucrado en asuntos de cobros indebidos.

En diciembre del 2013 Portillo Recibió un viático de cerca de G. 20 millones para participar en un Curso de Gestión Financiera y Presupuesto Público a realizarse en Las Vegas, dicho viaje nunca realizó.

Al ser cuestionado por la capacitación realizada Portillo alegó en un principio que no recordaba puntualmente los detalles ni el motivo del viaje aunque más tarde confesó que en realidad nunca había salido del país.

Y todo eso sin contar otros numerosos casos, como las  “irregularidades” cometidas por Federico Franco y su esposa, la actual senadora Emilia Alfaro, durante su breve pero inolvidable paso por el Ejecutivo.

El corrupto estrella de era franquista es sin dudas el multiprocesado extitular del Indert, Luis Ortigoza,  quién afronta siete procesos por diferentes delitos.

Otro de la larga lista es el ex ministro de Obras Públicas Enrique Salyn Buzarquis,  imputado por lesión de confianza y usurpación de funciones públicas por un monto que rondaría los 600 mil dólares.