Robot logra emular el arte de un maestro de la espada

Una empresa nipona especializada en la fabricación de maquinaria industrial ha logrado programar uno de sus robots para reproducir los movimientos de un maestro de la katana, la espada japonesa empleada antiguamente por los guerreros samurái.


La compañía Yaskawa Electric tardó dos años en poner en práctica el denominado proyecto Bushido (código samurái), en el que programaron a uno de sus robots para emular los movimientos del nipón Isao Machii, explicó hoy a Efe un portavoz de la empresa.

Machii es un maestro de la espada japonesa incluido en el Libro Guinness de los Récords desde septiembre de 2007 por haber realizado 1.000 cortes en láminas de tatami enrolladas con una espada en el tiempo récord de 35 minutos y cuatro segundos.

Además, es un experto del “iaido”, una antigua técnica para desenvainar la katana a gran velocidad y realizar cortes preciosos.

En un vídeo elaborado por la nipona, el maestro espadachín y el brazo mecánico realizan una serie de cortes transversales y horizontales en distintas piezas de fruta y verdura, e incluso reproduce la hazaña de los 1.000 tajos a piezas de tatami.

Para llevarlo a cabo, la compañía digitalizó los movimientos de Machii mediante la técnica 3D del “motion capture”, para posteriormente programar al robot industrial con la idea de “demostrar la agilidad y precisión del robot”, indicó la compañía.

Yaskawa tardó tres meses en configurar al robot.

El ejemplar empleado durante el proyecto fue su modelo Motoman-MH24, comercializado para efectuar tareas de ensamblaje, así como para el transporte y manejo de materiales en fábricas.

El 80 por ciento del sector robótico de la compañía se destina al extranjero, según datos de la empresa.

Yaskawa Electric, que recientemente inauguró un “Robot Village” (pueblo robot) para que los turistas puedan descubrir los últimos avances en maquinaria industrial y robótica, emprendió el proyecto para conmemorar el nacimiento de la empresa hace un siglo.

Ningún Comentario

Deja un comentario