La selección paraguaya de fútbol partió hoy desde el aeropuerto internacional de Asunción rumbo a Chile, donde llega con crecientes dudas sobre su rendimiento en la Copa América, ya que no ha ganado ninguno de los tres amistosos en su etapa de preparación.

En el último de ellos, el sábado contra Honduras, Paraguay logró empatar a dos goles después de ir siempre por detrás en el marcador, y lo hizo gracias al pundonor de uno de sus históricos, el veterano Roque Santa Cruz, autor de los tantos locales.

El resultado ha levantado polvareda en los medios locales, que hoy criticaron el pobre juego del combinado, la falta de conjunción entre sus piezas y una preocupante ausencia de motivación.

Alguno de los medios también arremete contra el técnico, el argentino Ramón Díaz, por su decisión de no incluir a jugadores que han finalizado en plenitud la liga paraguaya, en beneficio de los que militan en los clubes extranjeros y que son mayoría en la lista de 23.

El encuentro contra Honduras era la última oportunidad de Díaz para ganar un amistoso, ya que a finales de marzo Paraguay igualó sin goles con Costa Rica y días después perdió contra México (1-0).

Además, Paraguay acude a Chile tras descender esta semana en el escalafón de la FIFA del puesto 81 al 85, una posición que la sitúa por debajo de selecciones como Armenia o Sierra Leona, y a años luz de Argentina y Uruguay, sus rivales más peligrosos en la primera fase de la Copa América. Su otro rival en el grupo B es Jamaica.

El 13 de junio Paraguay se medirá con Argentina, con Jamaica el 16 y el 20 ante Uruguay. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario