Dirigentes latinoamericanos analizarán la cooperación en agua y saneamiento

Gobernantes de varios países latinoamericanos debatirán mañana lunes en Madrid sobre la aplicación del Fondo de Cooperación para el Agua y el Saneamiento (FCAS), puesto en marcha en la región por la cooperación española en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al encuentro “Agua y saneamiento: un reto compartido en América Latina”, asistirá el rey felipe VI y el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, entre otras personalidades.

Participarán además ministros de Nicaragua, El Salvador, Panamá, Bolivia y Haití, así como responsables de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), el Banco Interamericano de Desarrollo y el PNUD, entre otros.

Hasta el momento, el FCAS, aprobado en 2007, ha financiado 66 proyectos en zonas rurales y periferia de ciudades de 19 Estados con una inversión de 1.276 millones de euros, de los cuales 790 son donaciones de España.

Se estima que tres millones de personas han mejorado o mejoran el acceso a servicios de agua y saneamiento en la región, según la Cooperación española, y esto repercute en el desarrollo de las comunidades.

Facilita, por ejemplo, la escolarización, al liberar a muchos niños y niñas de la obligación de ir a por el agua y dejarles tiempo para asistir a la escuela.

En América Latina y el Caribe, se estima que actualmente 50 millones de personas siguen sin tener acceso directo al agua potable, de los que 34 millones viven en áreas rurales, y se calcula que 125 millones de personas carecen de acceso a saneamiento, de los que 86 millones están en zonas rurales y la mayoría pertenecen a comunidades indígenas.

Haití es el país que más ayuda ha recibido del fondo, 155,18 millones de euros, seguido de Bolivia (122,31), Costa Rica (118, 07) y Paraguay (105,53).

En Haití seis millones de personas se benefician de los cinco proyectos puestos en marcha gracias a dicho Fondo, destinados a agua potable, saneamiento, desechos sólidos, reforma y fortalecimiento institucional.

El país caribeño, el más pobre de la región, empeoró su situación tras el terremoto sufrido en 2010 y la epidemia de cólera registrada después, que puso de manifiesto la urgencia de dotar a Haití con unos servicios correctos de agua potable y saneamiento.

En Bolivia, unas 900.000 personas se benefician de los cuatro programas puestos en marcha por el FCAS, destinados a inversiones en agua potable y saneamiento, fortalecimiento institucional y formación en educación sanitaria y medioambiente.

El país andino reconoció en su Constitución de 2009 el acceso universal al agua potable y al saneamiento como un derecho humano fundamental y ha puesto en marcha diversos proyectos para mejorar estos servicios básicos.

Por otra parte, casi un millón de personas en Costa Rica se benefician de los tres programas financiados por el Fondo, centrados en ampliar y rehabilitar los servicios de agua potable y saneamiento en áreas rurales y periferia de las ciudades.

Otros objetivos son apoyar el desarrollo institucional del sector y promover la participación de las comunidades, además de contribuir a la descontaminación de los ríos.

En Paraguay, cuarto país por orden de percepción de estos fondos, 400.000 personas se han beneficiado de los dos programas puestos en marcha, destinados a incrementar la cobertura y la mejora de servicios de agua potable y saneamiento en comunidades indígenas y campesinas, garantizando la sostenibilidad de las intervenciones. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario