Rolling Stone deja de publicarse en España

Tras algunos meses de rumores, el número 187, fechado como mayo-junio y con Kurt Cobain en portada, es el último de la edición española de Rolling Stone, la legendaria cabecera estadounidense fundada por Jann Wenner en 1967 y que mantiene ediciones en diferentes países. La versión española comenzó a editarse en noviembre de 1999, con Alejandro Sanz en portada. Su último director fue Iñaki de la Torre.

El adiós de Rolling Stone ha sido en silencio, sin nota ni explicación oficial, solo los suscriptores han recibido un aviso anunciando que Prisa Revistas deja de editarla. Por lo que ha trascendido, desde Estados Unidos ha habido intentos de que otra editorial española se hiciera cargo de la edición (de ahí ese número mayo/junio, para dar tiempo a un posible acuerdo editorial) pero ninguna se ha atrevido a dar el paso. Lo que es seguro es que no habrá número de julio y, hasta nuevas noticias, “Rolling Stone” desaparece de los quioscos españoles, aunque la edición original estadounidense es fácil de localizar.

Rolling Stone se suma así a la larga lista de cabeceras que echan el cierre o se ven abocadas a abandonar los quioscos y las ediciones en papel. Estando las publicaciones culturales, especialmente las musicales, entre las más damnificadas por la crisis.

Rolling Stone es una revista estadounidense dedicada a la música y la cultura popular. Se edita desde 1967 y además de tener su edición estadounidense quincenal, posee varias ediciones extranjeras mensuales, repartidas en distintos países del mundo, con las cuales la revista permite dar una mirada más local a la música.

Fundada en San Francisco en noviembre de 1967 por el que todavía sigue siendo su editor Jann Wenner y el crítico musical Ralph J. Gleason, la revista se identificó con la contracultura hippie y se alejó de la prensa clandestina de la época con estándares periodísticos más tradicionales y evitando políticas radicales. Rolling Stone dejó huella por reportajes políticos como los del periodista extremo Hunter S. Thompson a principio de los ’70. La portada y los artículos principales son ilustrados por fotógrafos de renombre, como Annie Leibovitz.

El éxito de la revista le valió incluso una canción de Dr. Hook & the Medicine show escrita por Shel Silverstein: Cover of the Rolling Stone, todo un hit.

En los años 1980, aunque escritores clásicos de las dos últimas décadas como Lester Bangs seguían junto a Thompson, la revista adoptó valores corporativos que evitaban con anterioridad, como por ejemplo pruebas de drogas a los empleados. Además, la redacción de Rolling Stone pasó a Nueva York para estar más cerca de la industria de la publicidad.

A principios de los 2000 se enfrentó a decadentes ingresos y competencia de revistas como Maxim o FHM, pero aun así Rolling Stone se reinventó a sí misma tomando posiciones en cuestiones políticas internacionales -la situación de Oriente Medio, el calentamiento global o la economía son ejemplos- y apuntando a lectores más jóvenes.

Iggy Pop, Bono, Tom Wolfe y Ken Kesey escribieron para ella y se empezaron a publicar listados de los más grandes de todos los tiempos.

Ningún Comentario

Deja un comentario