El papa en Bosnia: “¡Nunca más la guerra!”

Francisco lanzó hoy en la capital de Bosnia un grito en favor de la paz y el final de los conflictos, y aludió de nuevo a lo que define como “una tercera guerra mundial combatida ‘por partes'” para señalar que en la actualidad “se percibe un clima de guerra” en el mundo.

“En nuestro tiempo, el deseo de paz y el compromiso por construirla contrastan con el hecho de que en el mundo existen numerosos conflictos armados. Es una especie de tercera guerra mundial combatida ‘por partes’ y, en el contexto de la comunicación global, se percibe un clima de guerra”, dijo Jorge Bergoglio ante decenas de miles de personas congregadas en Sarajevo.

“Hoy, queridos hermanos y hermanas, se eleva una vez más desde esta ciudad el grito del pueblo de Dios y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad: ¡Nunca más la guerra!”, añadió durante una misa celebrada en el estadio olímpico del barrio sarajevita de Kosevo, ante unos 65.000 fieles.

En su discurso, el pontífice se refirió en varias ocasiones al término “paz” para definirlo como una “palabra profética por excelencia”.

“Paz es el sueño de Dios, es el proyecto de Dios para la Humanidad, para la Historia, con toda la Creación. Y es un proyecto que encuentra siempre oposición por parte del hombre y por parte del maligno”, aseguró.

Bergoglio criticó a quienes quieren crear un clima de guerra “y fomentarlo deliberadamente”, y en particular a “los que buscan la confrontación entre las distintas culturas y civilizaciones”, pero también a “cuantos especulan con las guerras para vender armas”.

La guerra, apuntó, implica “niños, mujeres y ancianos en campos de refugiados, significa desplazamientos forzados; casas, calles y fábricas destruidas, y significa, sobre todo, vidas truncadas”.

En contraposición, “hacer la paz”, explicó, “es un trabajo artesanal” pues requiere “pasión, paciencia, experiencia y tesón”, aspectos que deben ponerse en práctica “cada día, paso a paso, sin cansarse jamás”.

“¿Cómo se construye la paz?”, preguntó Bergoglio ante los miles de fieles presentes en el estadio de Sarajevo, momentos antes de responder: “La paz es obra de la justicia”.

“Esa persona, ese pueblo, que vemos como enemigo, en realidad tiene mi mismo rostro, mi mismo corazón, mi misma alma. Tenemos el mismo Padre en el cielo. Entonces, la verdadera justicia es hacer a esa persona, a ese pueblo, lo que me gustaría que me hiciesen a mí, a mi pueblo”, aseveró.

Finalmente, aludió a San Pablo en la segunda lectura para indicar las actitudes que son necesarias para convertirse en “‘artesanos’ de la paz en lo cotidiano”.

“San Pablo, en la segunda lectura, nos ha indicado las actitudes necesarias para la paz: ‘Revestíos de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo'”, dijo.

“Construir la paz y sembrar la paz, no guerra y discordia. Ese es el camino que nos hace felices”, concluyó. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario