Hinchada de Dios volvió a copar las gradas

Miles de católicos participaron anoche de la vigilia que organizó la Iglesia Católica para orar por el éxito de la visita del papa Francisco, que estará en Paraguay los días 10, 11 y 12 de julio. Los fieles, desde tempranas horas, llegaron a pie al Defensores del Chaco y a medida que transcurrían las horas participaban de alabanzas, rezos y meditaciones.

A las 20:00, los presentes entonaron el Himno Nacional y seguidamente comenzó la Eucaristía, que estuvo animada por el Coro Papal de 500 voces, que demostró gran calidad en cada una de sus interpretaciones bajo la dirección del maestro Enrique Alfonzo.

La misa estuvo presidida por el arzobispo, Mons. Edmundo Valenzuela, y concelebrada por algunos obispos y el nuncio Mons. Eliseo A. Ariotti.

En su homilía, Valenzuela invitó a los presentes a contemplar el amor de Jesucristo presente en la Eucaristía e indicó que con la vigilia se está creando el clima de oración, de conversión a una vida nueva. “Necesitamos volver a Dios y encontrarnos a nosotros mismos, en nuestra dignidad de hijos e hijas de Dios. Nuestros caminos se llenaron de barro por injusticias, violencias, robos, asaltos, divorcios, abortos, infidelidades…, que solo nos producen sufrimientos, atrasos sociales y miserias morales. ¿Dejamos espacio a la misericordia y al perdón? ¿Somos inflexibles en nuestras posturas, intolerantes y exigentes para con los demás? Da la impresión de que hemos convertido nuestro país en una contienda interminable”, indicó.

Seguidamente lamentó la situación del país, al que “arrastramos en la zozobra de los conflictos y de la violencia”.

En una autocrítica, invitó a avergonzarse de nuestros males y pecados, del triste espectáculo de nuestra realidad social y política! “Arrogantes, caprichosos y hasta infantiles, no buscamos el bien de la Patria y de las familias, el bien común. Nos acorralamos en nuestros mezquinos intereses personales o de grupos. Por favor, no perdamos más el tiempo en hundir la esperanza de vida mejor de los que vivimos en esta hermosa tierra”, apuntó. Finalmente, pidió a Dios sabiduría para reconciliarnos y volver a la unidad de la familia paraguaya.

Ningún Comentario

Deja un comentario