Buscan poner fecha de caducidad al récord de Sotomayor

El récord del mundo de salto de altura del cubano Javier Sotomayor (2,45 el 27 de julio de 1993 en Salamanca), amenaza con cumplir este verano 22 años, sin embargo, dos saltadores parecen en disposición de poner fin a su reinado, el ucraniano Bohdan Bondarenko y el catarí Mutaz Essa Barshim.

Buscan poner fecha de caducidad al récord de Sotomayor

“Creo que los dos lo pueden batir, aunque esta temporada Bondarenko está más irregular, me quedo con Barshim”, explicó a EFE Arturo Ortiz, plusmarquista español de salto de altura con 2,34, que compitió el día que Sotomayor batió el récord del mundo. “No me esperaba que lo batiera, estaba saltando algo raro, el anterior récord de Salamanca (2,43 en 1988) fue mejor”, dijo.

Durante el año 2014, seis atletas diferentes, entre pista cubierta y aire libre, lograron superar la barrera de los 2,40, un hito que no se había producido hasta la fecha en toda la historia del salto de altura. Entre estos saltadores destacaron en mayor medida durante la temporada estival, Barshim con cuatro competiciones por encima de esa marca, y su principal rival Bondarenko, con cinco.

El catarí, que el 24 de junio cumplirá 24 años, se ha colocado como el segundo mejor saltador de altura de todos los tiempos con un salto de 2,43 en la Liga de Diamante de Bruselas del año pasado. Sin embargo para Ortiz, “Barshim está saltando técnicamente algo peor que el año pasado, para saltar 2,46 hay que saltar muy bien”.

El segundo mejor saltador de todos los tiempos ya suma ocho concursos en su carrera superando los 2,40, por los 21 que llegó a alcanzar Sotomayor a lo largo de su vida deportiva.

Bondarenko, dos años mayor, consiguió igualar el año pasado el récord de Europa en Nueva York con 2,42, tercer mejor salto de la historia, y suma siete competiciones a lo largo de su vida por encima de 2,40, aunque con la particularidad de que no compite desde hace varias temporadas en pista cubierta. En la anterior edición de los Mundiales, en Moscú en 2013, le arrebató al cubano el récord de los campeonatos con 2,41 (el anterior 2,40 en Stuttgart 1993).

“Pensaba que el récord iba a caer el año pasado”, explicó el plusmarquista español, que ve posible poder borrar a Sotomayor de la lista de récords mundiales, aunque recordó la superioridad del cubano: “para él 2,30 era como un juego cuando los demás sufríamos en esa altura”, declaró a EFE.

Durante la presente temporada, Barshim es el líder mundial del año con su salto de 2,41 el pasado 30 de mayo en Eugene (Estados Unidos). Hace dos años en esta misma reunión ya consiguió saltar por primera vez en su vida por encima de los 2,40.

Ateniéndonos a los resultados de la presente campaña, el catarí parece el mejor colocado para atentar contra el dominio que implantó Sotomayor en las décadas de los ochenta y los noventa. Su próxima competición, el domingo 7 de junio en los Campeonatos de Asia en Wuhan (China). El 11, volverá a Europa en una nueva edición de los Bislett Games en Oslo (Noruega).

Pero hasta el momento, el cubano sigue teniendo el honor de haber sido el único saltador que ha superado la barrera anglosajona de los 8 pies de altura (2,44 metros). Lo hizo en dos ocasiones, en el año 1989 en La Habana, y el actual récord del mundo de Salamanca, 2,45 que hasta la fecha sigue teniendo dos centímetros de margen con el segundo clasificado del ránking mundial.

Ningún Comentario

Deja un comentario