Chaco Ra’anga arte y ciencia que descubre el corazón de Sudamérica

Los doce artistas y científicos integrantes del viaje Chaco Ra’anga, que durante un mes recorrieron el Gran Chaco, compartido entre Argentina, Bolivia y Paraguay mostraron hoy sus proyectos, resultado del análisis de las riquezas y conflictos de este corazón de Suramérica.

Chaco Ra’anga arte y ciencia que descubre el corazón de Sudamérica

El viaje, organizado por la cooperación española, y que concluyó el lunes en Asunción, supuso un itinerario por la diversidad de la zona y comprendió desde visitas a comunidades indígenas o a las colonias menonitas, hasta cambios radicales de paisaje, ya que los expedicionarios visitaron desde una explotación petrolífera boliviana a un área protegida casi virgen.

“Buscábamos encontrar la figura del Chaco (“Chaco Ra’anga”, en lengua guaraní), y nos dimos cuenta de que una característica común de toda la región es la diversidad, la superposición de culturas y miradas”, explicó a Efe Eloísa Vaello, directora del Centro Cultural de España Juan de Salazar, en Asunción, desde donde nació la iniciativa.

Vaello recordó que la región es la segunda zona de mayor biodiversidad de Sudamérica, sólo por detrás de la Amazonía, y destacó que la vegetación dota de una identidad común al Chaco, declarado reserva de la Biosfera por la Unesco.

En este sentido, los viajeros visitaron el Parque Nacional Kaa-Iya, en el Chaco boliviano y próximo a la frontera con Paraguay, que Vaello definió como “un verdadero pulmón sudamericano”.

La expedición también tenía previsto recorrer el Parque Nacional de Defensores del Chaco, en el norte de Paraguay, donde el Gobierno ha planteado varios proyectos de prospecciones geológicas y petrolíferas, pero tuvieron que cancelar la visita por el estado en que quedaron las carreteras a causa de las recientes lluvias.

Estos imprevistos no impidieron que los doce viajeros, procedentes de España, Argentina, Bolivia y Paraguay, desarrollaran sus diversos proyectos, que confluirán a finales de año en una exposición itinerante, así como en una plataforma multimedia disponible a través de Internet.

En estos espacios se podrá escuchar, por ejemplo, el “Mapa sonoro del Chaco”, desarrollado por el arquitecto español Andrés Juste, que durante el viaje grabó el habla de las comunidades indígenas, sus cantos rituales, los sonidos de las aves o las músicas criollas de la región.

También será posible conocer la “Cartografía imprecisa” del Gran Chaco, que busca trazar un mapa de la zona teniendo en cuenta que los límites entre los territorios de los diferentes pueblos “son difusos y trascienden las fronteras políticas”, según explicó la fotógrafa de cine Pamela Gómez, autora de este proyecto.

Desde un punto de vista científico, el ingeniero paraguayo Juan Bauer también se ocupó del mapa chaqueño, esta vez tratando de establecer las referencias geográficas de los diferentes lugares por los que transitó el viaje.

Comentó incluso que, a menudo, este trabajo sirvió a los viajeros para orientarse o encontrar rutas alternativas por las que continuar con su camino.

Por su parte, el geólogo argentino José Sellés se centró en el estudio de los meteoritos caídos en Campo del Cielo, en el Chaco argentino, y cómo este evento natural impactó en las cosmogonías y las creencias de los nativos del lugar.

En total, serán doce los proyectos expuestos, que abarcan desde la agroecología a las artes visuales, con el objetivo último de visibilizar la problemática del Chaco y concienciar acerca de las riquezas culturales y ambientales que contiene, para asegurar su conservación.

Las actividades, así como los artículos e informaciones resultado del viaje pueden consultarse en la página web “www.chacoraanga.org”.

El proyecto está realizado en el marco de ACERCA: Programa de capacitación para el desarrollo en el sector cultural, financiado por la Cooperación Española y en colaboración con la Red de Centros culturales y la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP). EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario