Cavani le da el cuatriplete al PSG

Tras un sufrimiento mucho mayor del esperado, el Paris Saint Germain (PSG) ganó ante el Auxerre, de segunda división, la Copa de Francia y consiguió así el cuatriplete de su país, gracias a un gol del uruguayo Edinson Cavani.

Cavani le da el cuatriplete al PSG

Antes de mandar su certero cabezazo dentro de la portería rival en el minuto 64, el uruguayo las había fallado de todos los colores y desde todas las posiciones.

Pero al menos fue incisivo y buscó el gol con mayor ahínco que su compañero Zlatan Ibrahimovic, gran figura del PSG, que pasó sin pena ni gloria por la final.

Tras alzar la Liga y la Copa de la Liga además del Trofeo de Campeones -equivalente a la Supercopa-, los capitalinos, muchos cuerpos por encima del resto de equipos franceses por presupuesto y jugadores, culminaron sin demasiado lustre una temporada en la que se le volvió a resistir la Liga de Campeones.

El Auxerre, un histórico francés en horas bajas que ya ganó la Copa en 1994, 1996, 2003 y 2005, le plantó cara a las estrellas del PSG, ayudados por su ruidosa hinchada y por un planteamiento muy serio en defensa.

Sin embargo, sus acercamientos a la portería de Douchez fueron balas de fogueo, tiros de media y larga distancia que casi nunca fueron dirigidos entre los tres palos.

El conjunto de Laurent Blanc se vio sorprendido por el equipo de la Borgoña, con una puesta en escena a la altura de las circunstancias y el bullidor delantero Sammaritano llevando los contragolpes.

Sin embargo, el dominio del PSG, que buscaba su noveno título de Copa, fue creciendo con el paso de los minutos, aunque no le acompañaban las ocasiones.

En el minuto 16, Cavani remató en semifallo por encima de la puerta de Leon, gran héroe del Auxerre que salvó casi todas las aproximaciones parisinas, sobre todo por alto.

En el descanso, los jugadores del PSG no podían disimular sus caras de preocupación mientras desfilaban hacia los vestuarios, incapaces de descifrar a la defensa rival.

La arenga de Blanc surtió efecto, y sus pupilos salieron de las duchas con nuevos bríos y más ideas ofensivas, que se tradujeron en dos claras ocasiones.

En el minuto 53, un mal despeje de un defensa del Auxerre casi le cuesta un disgusto al portero, que solo dos minutos después salvó un cabezazo de Cavani, completamente solo, que se fue hacia el centro de la portería.

La siguiente no la perdonaría el uruguayo. Van der Wiel centró con precisión desde la derecha y, esta vez sí, Cavani mostró sus credenciales de “nueve” con un testarazo que, tras pegar en el larguero, botó dentro de la portería.

Pese a que el Auxerre lo intentó con más voluntad que acierto hasta el final del partido, como en un tiro flojo de Diarra en el minuto 84, el PSG no pasó demasiados problemas para amarrar un resultado en una noche en la que se esperaba mucho más de ellos.

El pitido final del árbitro dejó desolados a los jugadores del equipo modesto, consolados por las superestrellas del PSG, que celebraron después un hecho insólito en Francia.

Nadie, hasta ahora, había conseguido los cuatro títulos nacionales antes que este PSG, llamado, pese a todo, a metas mayores.

Ningún Comentario

Deja un comentario