Joaquín Sabina sedujo al público con su primer concierto en Panamá

El Teatro Anayansi del Centro de Convenciones Atlapa, a orillas de la Bahía de Panamá, fue el escenario que acogió hoy el primer concierto en suelo panameño del cantante español Joaquín Sabina, que con su toque bohemio ofreció una velada que sedujo a quienes fueron a verle cantar.

Joaquín Sabina sedujo al público con su primer concierto en Panamá

Sabina y sus músicos llenaron el Anayansi y en aproximadamente tres horas interpretaron casi todas las canciones de su emblemático álbum “19 días y 500 noches”, del que celebra sus 15 años y que trajo a Panamá con su gira “500 noches para una crisis”.

La canción alemana “Lili Marlene” precedió la entrada del cantante español, que arrancó su actuación con un formal saludo al público al estilo de “señoras y caballeros, panameños, forasteros”, invitándolos a no perder detalle a “las rimas que se reinventan bajo el mismo sombrero” para que “sigan vivas en sus cómplices oídos”.

“Así que contra el olvido, contra el ébola y el Isis, para tiempos de tormenta, bienvenidos a ‘500 noches para una crisis”, dijo Sabina para luego dar inicio a su presentación con el tema “Ahora qué”.

Con traje azul, camisa y sombrero negro, empezó a repasar los temas de “19 días y 500 noches”, su duodécimo álbum que marcó un punto de inflexión en su carrera, como el que da título al disco, y también “Ahora qué”, “Barbi superstar”, “La magdalena”, “A mis 40 y 10” y “Donde habita el olvido”.

La sorpresa agradable de la noche para Sabina fue la presencia entre el público del cantante español, nacido en Panamá -donde ahora reside-, Miguel Bosé, a quien dedicó la melodía “Peces de ciudad”.

Después Sabina interpretó “Ese no soy yo”, que dijo es una especie de “semi-estreno” y homenaje al cantante estadounidense Bob Dylan y a su melodía “It aint’t me babe”.

Dylan, según confesó Sabina, sigue “hablándole todos los días con su magisterio único”.

Luego de está canción, siguieron otras como “Camino de Guanajato”, “Rubia platino” que fue interpretada por el músico de su banda Jaime Asúa; “Por el boulevard de los sueños rotos”; y “Más de cien mentiras”, que le sirvió para presentar a sus músicos.

A esto siguió un breve popurrí de melodías que incluyó “Noches de boda”, así como la conocida “Y nos dieron las 10”, que hizo que toda la sala la cantara a coro y lo ovacionará de pie.

Aquí el cantante español salió con su banda para despedirse, pero no fue más que un breve mutis ya que el público y sus aplausos lo hicieron salir dos veces más para completar un total de 23 canciones.

En estas últimas ejecuciones, los músicos Pancho Varona, Mara Barros y Antonio García de Diego interpretaron, en su orden, “Conductores suicidas”, “Y sin embargo” y “Tan joven y tan viejo”, que fue finalizada por Sabina.

“Contigo”, “Pastillas para no dormir” y “Buenos borrachos”, que todo el grupo cantó a capella, fueron los temas con los que Sabina se despidió de Panamá, no sin antes decir que habían pasado “mil veces” por el Aeropuerto Internacional de Tocumen de este país y que, “un poco siempre endemoniados”, se preguntaban siempre: “¿Por qué no nos llaman para cantar?”.

“Finalmente lo hicieron ustedes, y que sepan (…) que para nosotros, desde el punto de vista personal y musical, es muy importante”, remarcó el artista español, que esta misma madrugada partió hacia Colombia para continuar con su gira.

Sabina se presentó en Panamá luego de ofrecer cinco conciertos en diferentes ciudades de México.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario