Tibetana se inmola en China tras un primer intento frustrado

Sangye Tso, una tibetana de 36 años y madre de dos hijos, se inmoló como protesta en la localidad de Gannan, en la provincia china de Gansu, una semana después de que otro tibetano tratara de hacer lo mismo para denunciar las fuertes medidas de seguridad ante la proximidad del 80 cumpleaños del Dalái Lama.

Tibetana se inmola en China tras un primer intento frustrado

Según informó la organización Campaña por el Tíbet la noche del miércoles, Tso se inmoló frente a un edificio gubernamental y cerca de un monasterio donde se estaba celebrando un festival budista el miércoles por la mañana para protestar contra las autoridades.

Una fuente tibetana aseguró a la organización que el lugar escogido por Tso era “simbólico”: “Está frente a las oficinas gubernamentales y del Partido, incluida la comisaría de policía, que es símbolo para los locales de las políticas contra los tibetanos”.

La Policía se llevó a Tso del lugar, si bien se cree que falleció a causa de las quemaduras.

De acuerdo a otras fuentes contactadas por Campaña por el Tíbet, las autoridades registraron las casas de la familia de la mujer y detuvieron a algunos de sus familiares, sin precisar cuántos ni quiénes.

Su inmolación se produce una semana después de que un tibetano llamado Tenzin Gyatso, padre de 4 hijos, intentara hacer lo mismo en la localidad de Tawu, en la provincia central china de Sichuan, donde las tensiones con las autoridades han aumentado ante la proximidad del simbólico aniversario, el próximo 6 de julio.

La construcción de oficinas gubernamentales ha aumentado en la zona desde las graves protestas que ocurrieron en el Tíbet en 2008, que causaron la muerte de al menos 20 personas en Lhasa, la capital regional.

Las autoridades realizan sesiones de “educación patriótica” en el Tíbet y en otras regiones también pobladas por la etnia tibetana, como Gansu o Sichuan, según precisa la organización.

Campaña por el Tíbet asegura que el Gobierno chino ha respondido a las inmolaciones con una “intensa ola de represión” que ha llevado a condenas, detenciones sin juicio o la desaparición de tibetanos en base a un “marco cuasi-legal para criminalizarles”.

Más de 140 personas han intentado inmolarse en zonas pobladas por tibetanos desde 2009, y más de un centenar fallecieron, en protestas por la represión china de la cultura y la religión de esta etnia.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte inseparable de su territorio, mientras que los tibetanos en el exilio argumentan que la región fue durante mucho tiempo virtualmente independiente hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en 1951.

Estas comunidades en el exterior acusan a China de causar indirectamente las inmolaciones debido a sus políticas represivas de la cultura y la religión tibetana, mientras que Pekín culpa al exilio, incluido su líder el Dalai Lama, de alentar estos suicidios.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario