Instan a Hong Kong que frene tráfico de la vaquita marina

La organización ecologista Greenpeace instó hoy al Gobierno de Hong Kong a parar el comercio ilegal de especies protegidas de fauna marina entre México y China, que está provocando la extinción de la vaquita marina, el cetáceo más pequeño del mundo, del que quedan menos de un centenar de ejemplares.

Instan a Hong Kong que frene tráfico de la vaquita marina

A través de una protesta llevada a cabo en el aeropuerto de Hong Kong, activistas de la organización medioambiental en Asia pidieron hoy al Gobierno del territorio que frene el tráfico ilegal transfronterizo de especies como el pez totoaba, también en peligro de extinción y cuya pesca perjudica a la vaquita marina.

Ambas especies viven en el golfo de California, si bien es la totoaba la más demandada por el mercado de China, donde su vejiga seca está considerada como un manjar en el país asiático.

Para muchos chinos tiene propiedades medicinales y puede combatir problemas circulatorios, de fertilidad y dermatológicos, lo que hace que se paguen elevadas sumas de dinero por ella.

La pesca de la totoaba, estrictamente limitada por tratarse de una especie en peligro de extinción, es la principal amenaza para la vaquita, que acaba atrapada en las redes de pesca.

Ello le ha convertido en una de las especies en mayor peligro de desaparecer del planeta, según la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y el Gobierno de México.

“Hong Kong se ha convertido en un centro para el comercio ilegal de productos, con resultados devastadores para especies como la vaquita, casi extinta,” dijo a Efe Gloria Chang, responsable de Greenpeace en Asia oriental.

Según Greenpeace este negocio se reparte entre mafias del norte de México, donde se pesca la especie, que luego es comercializada en Estados Unidos antes de llegar a Hong Kong, desde donde es distribuida principalmente a China.

En todo caso, hay constancia de redes ilegales de distribución que operan directamente desde Estados Unidos a China, dijo Chang.

La oficina de Greenpeace para Asia Oriental llevó a cabo dos investigaciones encubiertas en Hong Kong en febrero y abril de este año para saber la magnitud del comercio de las vejigas de totoaba en la ciudad.

A través de una cámara oculta, localizaron al menos 13 tiendas, tanto de ventas al por mayor como minoristas, donde podían conseguirse estos productos garantizando que su lugar de origen eran las aguas de México, según dijo Chang.

Uno de los comercios ofrecía 446 gramos de este producto por 64.500 dólares.

Otro minorista añadía un recargo de 250 dólares por pasar la vejiga de forma ilegal a China.

También señaló que algunos traficantes han llegado a pagar hasta 645.000 dólares por alguno de estos productos, según denunció hoy la organización.

“Si no se hace nada ahora creemos que la vaquita desaparecerá en 2018”, advirtió Chang.

“Las autoridades de Hong Kong tienen el poder de cerrar este mercado. Si no adoptan medidas, no sólo van a estar permitiendo un comercio ilegal sino que serán responsables de empujar la vaquita a la extinción”, añadió.

Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de México quedan menos de 100 ejemplares de la especie de vaquita en el mundo, que Greenpace cifra en 97, citando fuentes de CITES, añadió Chang.

La especie se ha reducido de alrededor de 600 ejemplares en 1997 a 150 en 2007, una caída del 70 por ciento en una década, según datos del centro de conservación marítima Cousteau.

Estudios estiman que entre 40 y 80 vaquitas mueren en estas redes cada año, una cifra que supera el número de crías que nacen por año.

El país norteamericano presentó en febrero un plan para la recuperación de esta especie endémica del golfo de California, que incluye sanciones par la pesca con redes de enmalle destructiva en el hábitat de la vaquita.

Desde Greenpeace piden medidas de acción más fuertes, que impliquen a los gobiernos de Estados Unidos, México, Hong Kong y China.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario