Escándalo en la FIFA: las denuncias que involucran a Nicolás Leoz

El dirigente paraguayo está sindicado por pago de coimas por derechos de televisación y tráfico de influencias en la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

En septiembre de 2006 un periódico de Londres obtuvo un informe que revelaba que Leoz recibió $ 130,000 dólares en sobornos en torno a la agencia de comercialización de derechos ISL ahora en bancarrota. Seis semanas más tarde, Joseph Blatter, desmintió la acusación; “No hay necesidad de que yo reafirme mi confianza en Leoz”, dijo. Blatter tenía una copia del informe confidencial y se cree que lo filtró para desviar la atención de su propia implicación en el escándalo de ISL.

Dieciocho meses más tarde, en la ciudad suiza de Zug, seis ejecutivos de ISL fueron a juicio acusado de negociar mientras insolvente. En las pruebas fue el documento que acredite los sobornos Leoz. El tribunal fue sacudido cuando un juez anunció que durante los 20 años anteriores a la compañía había pagado la suma astronómica de 100 millones en sobornos a dirigentes de la FIFA. Pero él no quiso revelar nombres.

En 2007, Andrew Jennings, un periodista de investigación inglés, lo acusó de haber estado involucrado en un supuesto caso de corrupción en el interior de la FIFA, conjuntamente con Julio Grondona, vicepresidente de dicho ente, vicepresidente de la CSF y presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. “No hay un caso contra Leoz, es cierto. Debería haber más. Las federaciones de Sudamérica deberían pedirle que se vaya, porque está sucio, porque hay documentos que muestran que ha recibido sobornos”, denunciaba el periodista a la BBC.

Nicolás Leoz, Sepp Blatter y Ricardo Teixeira. Los tres principales implicados en los casos de corrupción

Nicolás Leoz, Sepp Blatter y Ricardo Teixeira. Los tres principales implicados en los casos de corrupción

En noviembre del 2010 fue acusado junto a los también dirigentes de la FIFA: Ricardo Teixeira e Issa Hayatou, por el programa Panorama de la BBC de supuestamente haber aceptado sobornos para la concesión de derechos de televisión de la Copa Mundial de Fútbol en 1990. Ni Leoz ni la FIFA respondieron aún a las denuncias. Las acusaciones se dieron momentos antes de que la FIFA debía decidir la sede de los mundiales de 2018 y 2022, uno de cuyos candidatos era Inglaterra; por lo que la BBC recibió numerosas críticas.

En mayo del 2011, Lord David Triesman, ex presidente de la Federación Inglesa de Fútbol, acusa en la Cámara de los Comunes a cuatro dirigentes de la FIFA de pedir sobornos a cambio de apoyar la candidatura de Inglaterra para la Copa del Mundo de 2018.

Los dirigentes involucrados en esta acusación fueron Jack Warner quien pedía unos 4 millones de dólares para construir un centro educativo en su país (Trinidad y Tobago) además de 800.000 dólares extra, Ricardo Teixeira pidió “algo para dar”; en cuanto a Nicolás Leoz a cambio de su apoyo pidió a Lord Triesman su intercesión frente a la corona británica para obtener el título de Caballero del Imperio Británico.

Finalmente, en el 2013, la FIFA reconoció la culpabilidad de Leoz (según el informe de Hans-Joachim Eckert, presidente del órgano de decisión de la FIFA, a partir del testimonio de Michael J. García, de la Comisión de Ética), junto a otros dirigentes de la entidad como João Havelange y Ricardo Teixeira; esto, por haber aceptado sobornos de una empresa que quería televisar los partidos de los mundiales de 2002 y 2006.

Leoz justificó su actuación alegando que donó lo recibido a un proyecto escolar. No hubo castigo, debido a que los hechos se produjeron antes del establecimiento de la Comisión de Ética. No obstante, Leoz se vio forzado a renunciar a sus cargos en el Comité Ejecutivo y como presidente de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol).

Ocurrido esto, Joseph Blatter, se negó a hablar mal de él. Todo el mundo del fútbol dijo que “La FIFA tomó nota de la renuncia formal de Nicolás Leoz por cuestiones de salud y razones personales.”

Ningún Comentario

Deja un comentario