Rajoy no hace autocrítica tras elecciones y confirma que buscará la reelección a fin de año

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, reivindicó hoy una victoria del oficialismo en las elecciones autonómicas y municipales de ayer, confirmó que será candidato en los comicios generales de fin de año y negó que vaya a haber cambios en su gobierno, pese al crecimiento de la izquierda y los nuevos partidos en las urnas.

“La victoria es incuestionable. pero hemos sufrido una notable pérdida de votos y no podemos estar satisfechos. Negarlo sería tan absurdo como negar que hemos ganado las elecciones”, aseguró Rajoy en conferencia de prensa en la sede de su partido en Madrid, al hacer balance de los resultados de los comicios.

“No me voy a refugiar en el hecho de haber sido el partido más votado. Aspiramos a mucho más”, añadió, después de que el PP perdió 2,5 millones de votantes en las municipales y la mayoría absoluta en todas las comunidades que gobernaba (11 de 13).

Sin embargo, lejos de hacer una autocrítica, Rajoy simplemente sugirió que los dirigentes del PP deben “ser más próximos y más cercanos y explicar mejor las cosas”.

Después de tres años en el poder, el líder de la derecha española atribuyó el castigo recibido por el PP en las urnas al desgaste que supone gobernar y aplicar “medidas impopulares” pero “imprescindibles”.

“Siempre que hay una crisis como la que hemos vivido los gobiernos sufren, se resienten”, dijo.

También reconoció que el PP se ha visto afectado electoralmente por “los casos de corrupción que se produjeron y salieron a la luz en estas últimas fechas aunque viene de tiempo atrás”.

Pero no se mostró dispuesto a profundizar en los problemas y errores que han cometido el oficialismo conservador, sino más bien optó por dar una vuelta a la página.

A partir de ahora, dijo el jefe de gobierno, el PP buscará pactos bajo las premisas de la “estabilidad”, la “transparencia”, el “control adecuado de las cuentas publicas” y el objetivo de la recuperación económica y la creación de empleo”.

“El objetivo es el mismo: seguir trabajando para que los datos de crecimiento y empleo, que van bien, sigan mejorando en el futuro”, subrayó.

También reiteró que es “partidario” de que “gobierne la lista más votada” porque “es lo más democrático”.

Finalmente, Rajoy quiso zanjar el debate en torno al cuestionamiento de su liderazgo tras la debacle electoral del PP.

“No habrá ningún cambio en el gobierno ni en el partido”, sostuvo al ser consultado por los periodistas sobre si competirá por la reelección a final de año.

“Con la gente que está al frente, ganamos las elecciones de 2011. No me parece que el problema venga de cambiar o dejar de cambiar”, sentenció.

Ningún Comentario

Deja un comentario