El “feis” de los científicos: ¡la puerta al conocimiento!

Doctor en ciencias en agroforestería tropical y director del Centro de Investigación del Chaco Americano en Villa Hayes, donde busca compatibilizar la producción silvopastoril con la conservación y la investigación científica.

Es un fenómeno mundial, histórico, algo que ha revolucionado los esquemas de investigación y de intercambio de información entre expertos, científicos e investigadores en el mundo. Es el “feisbuk” de los científicos y de los científicos en formación con más de 3 millones de socios. Researchgate literalmente la “puerta a la investigación”, es una plataforma creada  en el 2008 por un estudiante de Harvard que rompe una traba básica para leer y obtener información científica de todo el mundo. Aquí explico por qué y la razón que esto es importantísimo para nuestra America Latina, y sobre todo para nuestro Paraguay, el país con menos publicaciones científicas de America, después de Haití.

El proceso de publicación científico es riguroso, cada publicación requiere de por lo menos un arbitraje de expertos en el área, este arbitraje, que lleva desde algunos meses hasta años, es similar a la opinión de un árbitro en un partido de fútbol, con la diferencia que aquí hay por lo menos tres árbitros independientes, que además no reciben pago alguno por su trabajo, que leen y critican cada punto, acento y coma, cada gráfico, párrafo, juicio de valor y emiten una opinión favorable o desfavorable ante el escrito, el método, sus consecuencias, sus argumentos, pero sobretodo ante las evidencias probadas. En un extenuante ejercicio de auto regulación, el autor recibe estas observaciones y acepta o rechaza cada una de estas observaciones, responde a ellas y argumenta a favor o en contra.

Este proceso “completo” felizmente puede llevar de dos a tres años, desde el día que se envía una publicación hasta que aparece en el medio impreso electrónico. Para complicar las cosas, el autor NUNCA sabe quien le esta revisando y el revisor NUNCA debe saber a quién está revisando, este sistema se llama arbitraje  “a doble ciego” sólo el mediador sabe, pero nunca revela esta información. Llega a tal extremo este sistema, que de saberse cercano (colega, amigo, familiar, compañero de trabajo) se espera que el árbitro mismo decline la invitación a evaluar el trabajo. Por otro lado, si el mismo árbitro no se siente capaz de evaluar un trabajo se espera que este reconozca de inmediato esta incapacidad, y esto es un signo de valor y experiencia antes que de debilidad. Y lo mismo se le dará un certificado por su tiempo y atenciones.

Este proceso es llevado por editoriales, públicas o privadas alrededor del mundo. Lo lamentable, es que estas editoriales privadas, normalmente de “primer mundo”, cobran por este proceso. El resultado es que un trabajo de investigación de primer nivel, realizado por un estudiante becado, nacional o extranjero  termina costando casi 40 euros por copia, es decir, unos 300.000 guaraníes, sólo por el derecho a leerlo.

¿Piensa usted que un estudiante paraguayo, de maestría o doctorado, que tiene como objetivo en una tesis citar unas 50 a 60 fuentes tendrá disponible la friolera de 15 millones de guaraníes para poder citar los trabajos realizados bajo este esquema? Estos escritos, además, se estima que involucran el mayor impacto, mejor calidad y supuestamente la mayor repercusión a nivel mundial. NO. Es imposible, o  para seguir en términos científicos, sería “poco probable”.

Si el lector, hasta ahora está captando la dificultad de que un estudiante paraguayo (o mexicano o guatemalteco, da lo mismo)  se pueda empapar en el debate científico actual, resumiríamos así: no sólo necesita saber inglés a la perfección, tener el respaldo académico mínimo de una universidad de renombre, una beca o padres ricos para mantenerse a sí mismo y a su familia, tener dinero suficiente para hacer una investigación, cumplir con los trámites burocráticos de su institución y además necesita tener recursos suficientes para acceder a esta información, tan sólo para usarla como justificativo de su trabajo de tesis.

Por sortear esta dificultad, Researchgate ha cambiado la forma de investigar. En este “feis”, los posts no son estados de ánimo, ni fotos, ni cambios de estado del perfil, ni fotos del almuerzo, son publicaciones científicas (con todo lo que ello implica). Apelando al ego de cada investigador, cada uno “sube” sus publicaciones en una especie de curriculum en línea, libre, abierto y accesible al mundo. Se ha logrado romper con la barrera. ¿Es usted estudiante de la UNA? ¿De la San Carlos? ¿De la Uninorte? No hay problema, regístrese y podrá acceder a un mundo libre y gratuito de investigación directamente de los autores, podrá leer los últimos descubrimientos sobre el cáncer, sobre las ciencias ambientales, sobre sociología, producción agropecuaria, medicina. Podrá discutir directamente con los autores, leer sobre sus perfiles, sus contribuciones, hasta hacerles preguntas e invitarlos a su comité de tesis. Ha llegado el momento de humanizar la ciencia, de ponerle rostro a cada investigador y poco a poco a generar redes de trabajo y alianzas basadas, no en el lucro, no en la familiaridades, pero sí al verdadero intercambio de ideas y objetivos comunes, de manera abierta y muy por encima de todo a la formulación de respuestas basados en la evidencia y a la búsqueda de la verdad, a través de este extenuante proceso que significa poder probar cada ápice de lo que se está afirmando.

Esta plataforma ha marcado la vida académica de este humilde investigador. Lejos quedaron los días de buscar con algún amigo en Europa el acceso a la información, a tal o cual artículo. Esto ha cambiado radicalmente en los últimos meses, y créalo, como he dicho al inicio de este pequeño artículo, permitirá a una mente ingeniosa e innovadora sin recursos económicos, llegar lejos, como nunca antes se ha podido. ¿Y para qué necesita Paraguay avanzar en ciencia? Porque está probado, que la producción científica está ligada de manera inextricable al avance económico y de bienestar social de una nación y a la formulación de políticas públicas acertadas y realistas ¿No me cree? Entre a Researchgate y averígüelo Usted mismo. Yo todavía tengo que convencerles a algunos colegas de que lo hagan lo antes posible.

Ningún Comentario

Deja un comentario